Los genios no surgen de la escuela

Por Daniel Ernesto Mera Romo
Facebook: daniel.e.romo.7
Me encanta leer la biografía de genios famosos
lo hago desde que tenía 14 años cuando en la Institución Educativa Santo Tomas
de Aquino por primera vez escuche la historia de un inventor famoso llamado Tomas Edison y me impacto. Me preguntaba
cómo se hacen o como es que les surgen esas ideas
. Tras mucho tiempo de
análisis he encontrado la respuesta y se
las quiero compartir.

Para ser genio no se necesita dinero, ni
educación costosa ni nacer en el extranjero como muchos tal vez piensan, se
necesita algo que vale mucho más que eso y que todos lo tenemos por algo
algunos para las artes otros para la música otros para la mecánica etc., y lo he llamado “gusto por lo que se hace” si, un gusto que no viene de la obligación de
estudiar, ni el gusto de estudiar por pasar la nota del  examen, ni tampoco gusto de satisfacer a tu
jefe, ni hacer lo que no te gusta por dinero, viene del gusto innato de
satisfacerte a ti mismo, de creer en tus ideas de convencerte que tus ideas valen
más que todo
y que si tienes un objetivo lo intentes a pesar de hacer más de
1000  intentos como lo hizo Edison al
crear la primera bombilla, donde le preguntaron y porque sigues intentando
hacer una bombilla si ya has fracasado demasiadas veces. Edison dijo “Porque me gusta y
no fueron mil intentos fallidos, fue un invento de mil pasos”
. Gracias a
esto es que hoy en día nuestro mundo está iluminado y vemos luces por todos lados hasta en
nuestras casas [1].
Otros ejemplos:
Los hermanos Wright, inventores del avión.
Orville y Wilbur se retiraron de la
escuela secundaria porque pensaban que era “una pérdida de dinero y
tiempo”. Ellos pasaron mucho tiempo inventando juguetes mecánicos. Estudiaban
aerodinámica por su propia cuenta. Su primer vuelo exitoso tuvo lugar en 1903,
con un biplano diseñado y construido completamente por ellos mismos [2].
Albert Einstein, científico. Como niño, Albert
tenía dificultades de aprendizaje, y sus padres estaban preocupados por su
desarrollo intelectual. Él no hablaba nada hasta los cuatro años de edad, y aun
después hablaba con dificultad hasta los nueve años. En la escuela era infeliz.
Sus profesores dijeron que él era lento en comprender, no era sociable, y
siempre soñando. Einstein mismo escribió más tarde: “El espíritu del
descubrimiento y del pensamiento creativo se pierden en el aprendizaje
rutinario de la escuela”
[3].
Jorge Washington, Fundador y primer presidente
de los Estados Unidos. Él fue educado en casa, mayormente por su medio hermano
mayor. Especialmente le interesaba la topografía. El dibujaba unos mapas tan
exactos que a la edad de 16 años fue solicitado para colaborar en un equipo de
topografía
. A la edad de 21 años entró al ejército, y más tarde a la política
[2].
Soichiro Honda, fabricante de motos y
automóviles. El fundador de la empresa de motores Honda aprendió a arreglar
bicicletas en el taller de su padre. A la edad de 15 años, sin educación
escolar formal, se fue a Tokio a buscar trabajo. Allí trabajó durante seis años
como mecánico de automóviles
. Después fundó su propia empresa, la cual se
desarrolló hasta producir las motos más vendidas del mundo [2].
Y la lista sigue…….
Referencias
Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.