No fue una avalancha, fue una avenida torrencial

Tomado de
Luego del
sobrevuelo por la zona urbana de Mocoa, las cabeceras del río Mulato y sobre
todo del río Sangoyaco y las quebradas Taruca y Taruquita, preliminarmente se
concluye que el evento natural fluvio-torrencial presentado en la madrugada del
1 de abril de 2017 fue un flujo de lodos y de detritos con un volumen
considerable de material vegetal, conocido también como avenidas torrenciales
.
En el sobrevuelo se observó la reactivación de numerosos deslizamientos y
remociones en masa.

Las avenidas
torrenciales son un tipo de movimiento en masa que se desplazan generalmente
por los cauces de las quebradas
, llegando a transportar volúmenes importantes
de sedimentos y escombros, con velocidades peligrosas para los habitantes e
infraestructura ubicados en las zonas de medias y bajas de las cuencas
susceptibles de presentar este tipo de fenómenos, como es el caso de las
cuencas ubicadas en el piedemonte amazónico.
Vale la pena
aclarar que el término de avalancha, técnicamente es cuando se funde el hielo o
la nieve y baja por las fuentes hídricas
.
El represamiento
se presentó en la parte superior y en el sector del puente del río Sangoyaco a
la altura de la avenida Colombia
, generando así un desbordamiento de los
afluentes de sus caudales originales y expandiendo su paso por las riberas,
todas construidas, lo que causó daños y pérdidas humanas.
Las autoridades
competentes esperan efectuar en los próximos días recorridos a la zona para
identificar en terreno las causas de este fenómeno natural
.
Fuente consultada: Corpoamazonía

Nota original

http://miputumayo.com.co/2017/04/01/no-fue-una-avalancha-fue-una-avenida-torrencial/

Imágenes
Cortesía de Corpoamazonía

Ubicación

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *