Nuestro adiós al amigo y señor Laureano Chalapud Cultid

Por Jorge Enrique Tello
El 31 de Octubre de 1.973, cuando llegué como
Profesor en Comisión al Colegio Nuestra Señora del Pilar de Aldana, tuve la
oportunidad de conocer y relacionarme con el señor Laureano Chalapud, quien era
el presidente del concejo municipal
, un hombre de grandes conocimientos
administrativos y políticos en tan inolvidable tierra, que formó parte de mi
extensa vida profesional.

Revisando minuciosamente mis archivos que con mucho
celo guardo en mi biblioteca personal en Cali, conservo una certificación que
me expidió, como primera autoridad del poder legislativo de Aldana, al
finalizar mi labor docente. Quiero destacar su hermosa letra de notario, con la
cual, realizaba sus extensos escritos y que se corroboran en la firma de tan
grande documento
, que hace parte de uno de mis tomos, que firma con su
secretaria, Beatriz Montenegro Aza.
Laureano Chalapud Cultid (QEPD)

En los largos y extendidos diálogos que muy a
menudo realizábamos, pude notar su liderazgo, su voz enérgica que lo
identificaba como una gran autoridad en Aldana y que gracias a su iniciativa
compartida con los señores, Nohemio Coral, la Doctora Judith Arévalo de Coral,
Marcial Montenegro Aza, Ramón Caguasango, Carlos Arévalo, Julio Coral,
Marceliano Piarpusán, Guillermo Morocho, Luis Rosero y el reverendo padre,
Nemesio Barahona, se cristalizara la fundación del Colegio, que en sus
comienzos funcionó en varios salones del Palacio Municipal
.

La Sala de Profesores del Colegio quedaba
anexa al Salón de Sesiones del Ayuntamiento, desde donde alcanzaba a escuchar
sus elocuentes disertaciones, que siempre fueron encaminadas a lograr el
desarrollo, el progreso y crecimiento de su tierra natal
.
A la par, desarrollaba sus labores habituales,
siendo el propietario y conductor de la única buseta, con capacidad para 20
pasajeros, transportando a sus hijos mayores y a sus paisanos a Ipiales
, en
donde adelantaban estudios de bachillerato. Los días sábados los viajes se
multiplicaban para ir a mercar a “La Ciudad de las Nubes Verdes”. En ese
vehículo les enseñó a conducir a todos sus hijos, que la retomaban cuando él no
podía asistir por sus ocupaciones administrativas municipales. Prestó sus
valiosos servicios para que con mis estudiantes, asistiéramos a los partidos de
fútbol, baloncesto y a las competencias atléticas en Ipiales, que se
prolongaban hasta altas horas de la noche.
Como padre de familia asistía a la reuniones
convocadas por el colegio, en donde se educaba en esos años, su hijo Carlos
Efraín, quien hoy es el rector del Colegio Agropecuario de Santa Bárbara, en
el municipio de Sandoná y presidente de la Asociación de Rectores de Nariño
.
Los demás estaban matriculados en el Colegio Nacional Sucre de Ipiales.
 Don
Laureano como lo llamábamos sus paisanos, amigos y allegados, siempre supo
demostrarnos su aspecto jovial, amable y comunicativo; aspectos que nos
contagiaba, porque estuvo abierto al diálogo y la búsqueda de las soluciones a
la problemática social, política y económica de su Aldana querido
.
Familia Chalapud Velasco

En la noche del viernes, 24 de Julio recibí la
dura noticia por parte de mi hermano, Luis Alejandro Tello Chávez y de mi
sobrino, Luis Carlos Tello Aguirre, en la cual me manifestaban sobre el
sensible fallecimiento del Señor Laureano Chalapud Cultid, a sus 92 años de
edad
, quien durante toda su vida la entregó al servicio del municipio de
Aldana, siendo el último hombre público de su época, que se preocupó por su tierra
tan querida y a fe que si lo logró y de lo cual, soy testigo de excepción.

En estas horas de dolor, mi familia Tello
Chávez está con la Señora Rosita Celia Velasco de Chalapud, con sus hijos, Silvia
Odila, Juan Ramón, Jesús Antonio, Carlos Efraín, Jorge Luis, Laureano Alberto,
Patricia del Pilar y Justa Rocío Chalapud Velasco, a quienes sus padres
Laureano y Rosita, los supieron criar, formar y educar con principios y valores
cristianos, éticos y morales
, para que lleguen a ocupar grandes cargos docentes
y profesionales, en donde han buscado siempre, el desarrollo académico y
profesional de la niñez y juventud estudiosa de Nariño y de Colombia.
A todos ellos les hacemos llegar nuestra
sentida voz de condolencia
, por tan irreparable pérdida y que Jesucristo
nuestro señor, les otorgue la fortaleza.
Tengan por seguro que como creyentes en el
Señor, que Don Laureano se nos adelantó para iluminar el camino que todos sus
familiares, amigos y paisanos
, tendremos que seguir, para el reencuentro con el
Padre en la Vida Eterna.
¡Paz en su tumba y que el Señor lo acoja en su
seno!
Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.