Ómicron

Visión de mujer
Por Elsy Melo Maya
elsy.ya@hotmail.com

También este año se ha caracterizado por la implementación de nuevas palabras en el campo de la medicina, que identifican como en este caso, una variante adicional del COVID-19 que no solo ha cambiado la forma de vida y costumbres del ser humano en el planeta, sino que sigue dando mucho de qué hablar, no solo por el inmenso número de fallecidos , sino por las diferentes teorías y conceptos sobre su origen, los supuestos responsables o interesados en su propagación y así mismo, todo el cúmulo de criterios sobre las diferentes vacunas y su efectividad.

Más de 5.390.000 muertos en el mundo, de los cuales 130 mil muertos se registran en Colombia y 3.047 en Nariño, es el resumen de la tragedia caudada por el COVID 19, sin embargo, no han sido suficientes para crear la conciencia necesaria sobre su existencia y sobre todo, la facilidad de su contagio, los dolores severos que el paciente debe soportar durante el proceso de la enfermedad, los compromisos respiratorios angustiantes, las secuelas y finalmente la mortalidad comprobada, en quienes no logran superar el curso de la misma. Y ni que decir de la afectación de la familia en todos los sentidos.

Pues lo cierto es que aún con todo lo que ha significado esta tragedia para la humanidad entera, persisten en el opinómetro adverso, aquellos que sostienen su inexistencia, o la sustentan con teorías religiosas, o de capitalistas manipuladores , entre otras tantas, y más aún, desvirtúan la efectividad de las vacunas que científicamente se vienen adoptando, con grandes esfuerzos por parte de los diferentes gobiernos, responsables de preservar la salud integral de los ciudadanos y la continuidad de todas aquellas actividades que conforman la cotidianidad del ser humano.

Respetando las diversas opiniones y sin pretender entrar en la discusión científica del tema, lo cierto es que ante la evidencia de la efectividad de las vacunas para disminuir el riesgo del contagio y la mortalidad por COVID 19, es preferible utilizarlas y seguir los protocolos de bioseguridad, que continuar irresponsablemente exponiéndose y exponiendo a los demás, máxime cuando por cuenta de la actividad o trabajo que cada uno desempeña, se tiene la posibilidad de influir en contra o a favor de las medidas implementadas.

A puertas de terminar el 2021, se sabe de la nueva variante ómicron, con fatales consecuencias para quienes no han adoptado el esquema de vacunación. Nuestra invitación es a ser responsables con nuestra existencia y la de todos, para que el próximo año 2022, llegue con mayores posibilidades de bienestar y prosperidad. ¡¡ Feliz Año nuevo!!

Diciembre 27 de 2021

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *