Oportunistas y fariseos

Por Iván Antonio Jurado Cortés
Desafortunadamente aún muchos colombianos no
han entendido la importancia de concebir una sociedad en paz, por lo menos a
nivel institucional como se pretende con el proceso de paz que se adelanta en
la ciudad de la Habana, Cuba, con el grupo subversivo más antiguo del país y
del continente. Obviamente que cada connacional es libre de pensar y tener su
propio concepto al respecto de esta propuesta; sin embargo, no se acepta bajo
ningún punto de vista que dirigentes políticos y líderes sociales obstaculicen
esta iniciativa nacida de la necesidad nacional
.

Algunos argumentos de la oposición a la paz
merecen todo respeto, más cuando  surgen
de las víctimas del conflicto o afines vinculados directamente a esta cruenta
guerra civil que Colombia afronta hace más de 55 años
, solo que en esta
oportunidad, que puede ser única, sería el espacio ideal para finiquitar desde
todo ángulo los productos nefastos del degradante conflicto social. Creo que
nadie está en condiciones de continuar en el eminente riesgo de convertirse en
la próxima víctima de esta fratricida guerra. El sueño de esta nación siempre
ha sido convivir en paz o por lo menos tratar de hacerlo.
Pero igual, no faltan los oportunistas que no
dan ‘puntada sin dedal’, siendo más dañinos que el propio conflicto, y
aprovechándose de la época electoral, tratan por todos los medios de
sobreponerse al real sentir de la ciudadanía que por varias décadas ha anhelado
una tranquilidad y desarrollo social
, siempre pensando que el futuro de sus
descendientes sea cada vez mejor.
Congresistas y funcionarios de todas las
esferas opinan permanentemente acerca del álgido tema tratado en Cuba, la
mayoría actuando desde su propia conveniencia
. Sus discursos proselitistas son
maquillados con la esperanza de millones de compatriotas que sueñan por un
mejor vivir.
Por otro lado, ‘personajes’ encaminados a
lograr la primera magistratura del Estado y opositores al actual gobierno,
alimentan sus baterías demagógicas, proyectándolas hacia la masa popular
convencidos que el proceso de paz es una farsa y no se justifica perder tiempo
y recursos en este intento
, por el contrario, para lograr el propósito nacional
el camino inequívoco son las acciones bélicas. Lamentable y absurda posición,
debido que ningún gobierno ni estrategia política han podido derrotar y hacer
deponer las armas a esta agrupación armada.
Pero las cosas no paran con estas actitudes
indignantes, soberbias y egoístas; desde la presidencia de la República se teje
meticulosamente una reelección utilizando como caballito de batalla la
continuidad de los diálogos en la Habana
. Lastimosamente en este ‘folclorismo’
electoral, casi todos los políticos intentan sacar tajada de esta situación que
para el resto de la población es de inmenso significado. Esta es nuestra
realidad, oportunistas y fariseos apostando su ego con el futuro de la patria.
Entendiendo que los mayores intereses
políticos y de poder provienen de la derecha y ultraderecha colombiana
, es
obvio que la estructura temática de los diálogos de paz en nada complazca o
favorezca los diseños conservadores y burgueses- pero en el momento vale más la
hipocresía que perder la curul de los millones.
Con el segundo punto acordado sobre la
participación política de las Farc, se crea otra cortina de humo manifestado al
pueblo la simpleza del asunto, sabiendo que este acuerdo implica un rotundo
cambio en la administración institucional y en sí, generaría la participación
democrática de minorías y abandonadas poblaciones. La participación política y
garantías de la oposición son temas que apuntan a una verdadera
descentralización del Estado
, pero causa alergia en funcionarios y políticos
que hoy dicen simpatizar con la añorada paz. En el fondo se sienten víctimas de
su actitud farisea y mezquina.
Domingo, noviembre 17 de 2013
Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.