Patadas de ahogado


Por: Iván Antonio Jurado Cortés

Cuando apenas se intenta calmar las protestas
sociales originadas por los diferentes sectores de la producción nacional,
empiezan a reaparecer unos personajes que por más de cuatro semanas se
mantuvieron hibernando en estratégicos ‘cambuches’,
escuchando desde la
barrera los justos reclamos de millones de colombianos atropellados
permanentemente  por la desesperanza y
miseria, gracias al diseño neoliberal y olvido por parte del gobierno y Estado.

Obviamente que existe una presión por encima
de la vergüenza y dignidad de estas ‘personalidades’, que han dedicado su vida
a ‘trabajar sin descanso por sus comunidades’, para que nuevamente entren en
escena, asistiendo a foros, ‘mojando prensa’, alentando a improvisados líderes
del paro, en fin, ya que el tiempo se les ha convertido en el peor enemigo para
consolidar sus pretensiones electorales
.
Ya se escuchan opiniones favorables a los
afectados; algunos más osados intentan conectar relaciones y se ofrecen como
garantes o mediadores del proceso de concertación que por estos días adelantan
campesinos y representantes del gobierno nacional en diferentes departamentos
del país. Incluso en las redes sociales, que ha sido el medio más efectivo para
que la ciudadanía exprese sus opiniones y malestares
, los legisladores se las
ingenian para recobrar un mínimo de aceptación.
Por encima de la infinidad de conceptos
contrarios al oficio como congresistas, ellos aún sueñan y más que un sueño,
acentúan un arduo trabajo contra reloj para insistir en recobrar una supuesta
credibilidad ante el pueblo que los eligió. La mayoría de legisladores jamás
pensaron que esta emancipación agraria tuviera tanto eco e importancia en todos
los niveles de la sociedad
. Hoy los ‘padres de la patria’, muchos se lamentan
de no haber tomado protagonismo en estas faenas huelguistas de los productores.
Varios tienen sus días contados, sin embargo no dejan de dar ‘patadas de
ahogado’, ilusionados que en algún momento pueda retornar la amnesia en sus
representados.
En la primera semana de paro, ni el mismo
gobierno mucho menos los congresistas creyeron que este levantamiento popular
tendría tanta resonancia en la patria; hasta algunos irresponsables
manifestaron sin ningún escrúpulo que ‘el tal paro no existía’, que solo eran
unos arrebatos alejados de la sana sociedad y muy pronto calmarían
. Esta vez
estos folclóricos políticos han entendido y sentido el enojo y desprecio que la
gente siente por ellos, es por eso su preocupación, más cuando se avecina una
fecha electoral donde indudablemente se les pasará la cuenta de cobro.
Las consecuencias del Paro Nacional Agrario no
solo son económicas, sociales, sino que repercutirán directamente en las
aspiraciones reeleccionistas de estos típicos ‘señores de cuello blanco’,
responsables directos de toda esta hecatombe socioeconómica que afronta el país
del ‘Corazón de Jesús’. Con la aprobación de los TLC, se le ha dicho a Colombia
que no existe coherencia entre el discurso redentor de estos políticos y sus
acciones
, solo han primado y primarán mezquinos intereses capitalistas
particulares, lo demás se traduce en simple falacia.
Domingo, septiembre 08 de 2013
Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.