“Polvos” costeños

Por: Iván Antonio Jurado Cortés
Desde el pasado siete de febrero entraron en
todo furor los carnavales en la costa pacífica nariñense
; cada vez estas
festividades culturales y folclóricas toman mayor auge en el ámbito regional y
ahora nacional.
Aunque desde el 25 de enero empezó la alegoría
carnavalesca con la elección de la ‘reina del carnaval’, es en esta semana
donde con mayor intensidad los habitantes del ‘Mar de Balboa’ lo disfrutan.
En Nariño son diez municipios los que
tradicionalmente celebran estas actividades
cargadas de adrenalina, jolgorio,
colorido y alegría, siendo la ciudad de San Andrés de Tumaco el punto de
referencia para mostrar a Colombia y al mundo la riqueza cultural de este
pueblo ‘color caoba tono 46’ que tanta gloria y gratificación le ha dado al
país del “Corazón de Jesús”.
Obviamente que la ‘Perla del Pacífico’ con más
de 120 mil habitantes asume esta gran responsabilidad de exponer en estas
fechas las fortalezas y bondades de la identidad costeña
, sobreponiéndose al
recalcitrante estigma de violencia que actualmente afronta.
Nadie puede desconocer que esta embrujadora
porción de tierra acantonada al suroccidente de Colombia, se ha distinguido por
la pujanza de sus pobladores, a pesar del concentrado conflicto de intereses
económicos y territoriales, insiste permanentemente en la búsqueda de
tranquilidad, armonía y proyección a un futuro esperanzador
.
Es verdad, ‘la gente mala’ es contada, pero
con el uso maquiavélico de las armas, se vuelven peligrosas, generando zozobra,
terror y violencia en la sociedad isleña. En la última década se han triplicado
las acciones violentas: homicidios, extorciones, desplazamientos, secuestros
,
en fin, todo lo relacionado a una nación convulsionada y aturdida. Hoy Tumaco a
diario llora sus muertos; es la ciudad con mayor índice de criminalidad del
territorio nacional, con el 30% de la población activa desempleada y un 20% de
su territorio cubierto de cultivos ilícitos.
Esta fiesta carnavalesca denominada “Carnaval
del Fuego”
es la mejor oportunidad que tiene ‘La Perla del Pacífico’ para
decirle a Nariño, Colombia y al mundo que existe un pueblo noble y con los
mejores deseos de que el mañana será mejor.
Por esta época solo se cree que el carnaval de
Barranquilla es el único representante de los intereses folclóricos costeños,
inclusive los medios de comunicación despliegan grandes páginas en
reconocimiento a esta festividad, desconociendo por otro lado a una cultura y
tradición enraizada en la región más estratégica que la patria y continente
pueda tener
.
“Los polvos” costeños son los que están de
moda en la ensenada del pacífico
, ‘las caras lindas de mi gente negra’ así como
reza la canción del desaparecido Ismael Rivera, son quienes engalanan estas
fiestas caracterizadas por la alegría, armonía y esperanza. Autoridades,
empresarios, gremios y comunidad en general, todos son una sola masa festiva
que por todos los medios sustentan naturalidad, cultura y ambición de
superación.
Al ritmo de currulao, marimba y cucurucho, los
tumaqueños, foráneos e invitados especiales se gozan estas antiquísimas fiestas
que felizmente terminaran este martes con una buena ‘mojada’.
El contoneo de sus palmeras, el rugir de las
olas y la sensual briza de costa, enternecen los más ansiados sueños de que la
“Perla del Pacífico” aflore de desarrollo y paz para sus moradores
. ¡Que viva
el carnaval del fuego!…
Domingo, febrero 10 de 2013
Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba