Por plata baila el perro………

Mi ventana
Por Ramiro García
En lo que podría considerarse una maratónica y nada desinteresada jornada de sesiones ordinarias  del Congreso Nacional para la aprobación de innumerables actos legislativos  que intervienen  temas de interés nacional –obviamente, con  micos camuflados a bordo-, hay uno que merece especial atención, y es aquel en donde  el gobierno nacional propone una modificación  sustancial  del sistema de reparto de los recursos provenientes  de la explotación de  los recursos del subsuelo -previendo un auge de ingresos minero energético-, esta vez, para repartir las regalías equitativamente en todo el país, con prioridad en aquellas zonas más rezagadas. Por ello el ministro de Hacienda pronunció, en términos coloquiales, que “con la aprobación del acto legislativo de regalías, vamos a esparcir la mermelada en toda la tostada nacional”. En consecuencia, los criterios que se utilizarán de ahora en adelante para distribuir las regalías, serán los indicadores regionales de desempleo y  necesidades básicas insatisfechas. Este  Acto Legislativo de Reforma a las Regalías ya cumplió con  el trámite regular ante las Cámaras, y ahora irá hasta la Corte Constitucional, para presentar una ley ordinaria que establezca los detalles del nuevo sistema, la que determinará la distribución, objetivos, fines, uso eficiente y destinación de estos ingresos.
Valga decir que los entes territoriales productores de minerales (petróleo, oro, carbón, etc.) pegaron alaridos al cielo, por considerar que sus derechos han sido vulnerados, haciendo abstracción de las épocas en que armaron su propia piñata con los generosos porcentajes recibidos y malgastados en el pasado. Basta recordar en Arauca, Meta, Casanare y otras regiones, la construcción de piscinas olímpicas con olas; faraónicos hospitales sin dotación alguna, nunca inaugurados; puentes donde no existían ríos, etc.
Como los ingresos por concepto de la explotación minera en el país representan casi el 20% del total de las exportaciones nacionales, estamos hablando de cifras insospechadas para repartir; entonces se menciona la asignación de la no despreciable cifra de 350.000 millones de pesos para el departamento de Nariño, durante el primer año; es decir, para la vigencia del 2012. Imagínense a los Nule regionales haciendo lobby para ingresar al “carrusel de la felicidad”. 
Convengamos en que este dinero sucio y sangriento, conseguido por la explotación  de la minería a cielo abierto, a expensas del deterioro ambiental mediante el uso indiscriminado de cianuro y mercurio; que deja tras de sí  una estela de desolación, corrupción, sangre, prostitución y vicio en cada una de las regiones destinatarias de la mal llamada bonanza minera; sigue siendo dinero contante y sonante, que, irónicamente, contribuirá a atenuar la problemática social y económica de gran parte de ese país profundo y olvidado  por los gobiernos de turno. De ahí que  nuestro ente territorial sandoneño  precisa de la urgente conformación de una Corporación de base comunitaria, integrada por representantes de la sociedad civil y entidades de su capital social, presta a proponer y vigilar la correcta y apropiada destinación y ejecución de esos dineros. Y qué mejor sería promover la cohesión regional de los municipios guaicosos, es decir, Consacá, Ancuya, Linares y Sandoná; para, juntos, proponer la creación de un Comité Regional que genere acuerdos fundamentales para la gestión  de significativos recursos que contribuyan a solucionar problemas comunes en materia productiva, educativa, salud pública, comunicaciones, etc. Es pertinente la presentación de proyectos de desarrollo regional que permitan elevar el nivel de vida de los pobladores de esta franja territorial. Y que sean sostenibles en el largo plazo. Craso error sería  utilizar, individualmente, los recursos de regalías, en la construcción de casitas, escuelitas, restauranticos escolares, etc., si me permiten  utilizar el lenguaje de un mandatario nacional saliente. A grandes y graves problemas, grandes soluciones.
Paralelamente no hay que sustraerse del accionar de los directorios políticos, cuyos miembros locales evidenciarán tanto esmero en conocer al detalle los porcentajes de dinero proveniente de las regalías y asignado para sus feudos, como en diseñar estrategias populistas para la campaña proselitista que les permita obtener su reivindicación política, seguramente afirmando que dichos recursos son logros de su gestión.

A propósito de campañas electorales…….en dónde están los candidatos para la Alcaldía Municipal?. Sería interesante conocer su propuesta de programa de gobierno. En épocas pasadas se utilizaba la verborrea en trasnochados discursos veintejulieros, ahora es inevitable el uso de este medio electrónico.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.