¿¡Por qué Medellín eliminó el segundero de los semáforos!?

Desde Nod
Por Alejandro
García Gómez.
-¿Ha intentado
arriesgarse a cruzar desde el costado occidental hacia el oriental de la
esquina sur
, en la Avenida Oriental con La Playa (Clínica Soma)?

-(…)

-¿Que usted
está obligada a hacerlo todos los días?
– (…)
-¡Ah!, usted,
el vecino, dando gracias a Dios, ¿sólo debe hacerlo cada semana?
-(…)
-¡Y en cambio
usted, dice que es el más de buenas, ¿porque sólo le toca mes!?
-(…)
-¿Y el señor,
igual que la señora?
-(…)
-¿¡Que qué!?
¿¡Que por su trabajo debe atravesarlo varias veces al día!?  ¿¡Varias veces al día!?
-(…)
-¿¡Que nunca se
ve un policía de tránsito ni de nada en esa esquina!?
-(…)
-¿Que, en
cambio, usted sí los ha visto una que otra vez?
-(…)
-¿¡Cómo…!?
¿¡Qué es igual a que si no los hubiera!?
-(…)
-¿¡Por qué!?
¿¡Porque jamás los ha visto hacer nada!? ¿¡Porque miran pa’otro lado?
-(…)
-¿“Ojos que no
ven…”?
-Qué vaina,
ustedes como buenos colombianos, siempre haciéndole chiste a la tragedia…
El periodista.-
Respetuosamente,
hace unas semanas, señor alcalde Federico Gutiérrez, se apagaron todos los
segunderos de todos los semáforos de Medellín, ¿lo sabía?
En esta columna les
he llamado así a esos temporizadores. Indicaban, al transeúnte, el inicio del
tiempo que usted tenía para cruzar la calle, mirando los segundos o el
muñequito que camina, cuando aún queda suficiente cantidad de tiempo para
cruzar. O le señalaban el peligro en el que se metería si la figurita empezaba
a titilar. Ambos le prevenían, por su integridad. Desaparecieron señor alcalde,
muñequitos y segunderos, ¿lo había notado? Por ejemplo, el del cruce con el que
comencé esta columna duraba 6 segundos. A esos había que restarle “el
atraviese” de los motociclistas, conductores particulares, buseros y taxistas
que no habían tenido la precaución señalada –¿o no habían querido tenerla?- en
la prevención de cambio del color de “su” semáforo; del que traían, el del
sentido norte sur de esa calzada de la Avenida Oriental. A veces no quedaba
casi nada, o nada de segundos. Hoy sigue igual en tiempo, pero sin segundero y
sin muñequitos. ¿Lo sabía señor alcalde? Nunca le tocó pasar por ese despiadado
cruce “en la civil”? Respetuosamente, señor alcalde, sé que esta actividad no
depende de usted sino del Secretario Municipal de Tránsito, pero a él lo nombró
usted. 01.IX.16

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *