Por qué renunció Parmenio a su candidatura

Desde Nod

Por Alejandro García Gómez.
“Cuando el viernes pasado, 10 de abril,
informé a los nariñenses que estaba en disposición de aceptar la candidatura a
la Gobernación del Departamento, reiteradamente ofrecida por un importante
sector de opinión expresada en las encuestas, simultáneamente dije que lo haría
a través de la conformación de un grupo significativo de ciudadanos que se
denominaría “Nariño Alternativo”, esto es mediante la recolección de firmas
.
Tenía claro que la inscripción de la candidatura, en el mes de junio, debía de
hacerse por el grupo significativo de ciudadanos en alianza con el Polo
Democrático Alternativo, partido al cual me enorgullezco de pertenecer”
(página10.com, 17.IV.15).

Así comienza su carta de renuncia a una
postulación a la gobernación de Nariño, que no despegó. El hasta hace unos años
político liberal y que dice que ahora se enorgullece de su nuevo partido Polo
Democrático buscaba ser candidato, según se interpreta, no como candidato del
partido del que se enorgullece sino por recolección de firmas
. Como las mentes
de algunos políticos son privilegiadas, por encima de las nuestras,
humildemente debo reconocer que no entiendo al Dr. Parmenio. Si tengo algo de
lo que me enorgullezco –es decir, lo disfruto-, ¿por qué busco un sustituto
para el aval? ¡Juaaa!
Luego invita a sus seguidores a hacia un
matorral jurídico, que conoció por un telenoticiero nocturno: Peñalosa no pudo
tener aval por firmas porque figura como del Partido Verde, pero ahí mismo
aclara que su caso no es igual. Sea como sea vino su reflexión: “Como en
materia jurídica todo es susceptible de interpretación, muchas veces
contradictoria, aún en el seno de las corporaciones administrativas o
judiciales, este punto podría ser utilizado por nuestros contradictores para
formular impugnaciones tendientes a torpedear el proceso ampliamente
participativo escogido para la inscripción de la candidatura” (ibíd). Reflexión
que lo llevó a una dolorosa aunque patriótica decisión: “Esa es la razón para
que, después de un amplio y detenido análisis de la situación, haya decidido
abstenerme de continuar adelante en este proceso electoral, lo que significa
que no podría aceptar la candidatura que un sector de la opinión pública
reiteradamente ha manifestado desearía apoyar en el debate de octubre
[…] Me
siento en la obligación de hacer este pronunciamiento con prontitud,
prácticamente a los 5 días de haber expresado la intención de aceptar la
candidatura, para evitar que cualquier dilación pueda perjudicar a las personas
que estén en condiciones de competir, sin las dificultades que a mi (sic) se me
presentan” (ibíd).
El Observatorio Social de la Universidad de
Nariño (marzo de 2015) da a conocer una encuesta en la que Camilo Romero tiene
el 26,34% frente al segundo, Parmenio Cuéllar, de 1l,49%. Entre NS/NR, voto en
blanco y “Ninguno de los anteriores”, sumados dan 50,15%. El resto está
repartido entre aspirantes desconocidos o reconocidos y, quizá, repudiados.
Pero además, parece hay muchos políticos y personajes de izquierda y derecha de
la vida regional nariñense que se resignan a plegarse al hábil discurso del
candidato Camilo
(sobrino de Heraldo Romero, líder de las izquierdas del 70 y
que murió asesinado), ex Polo, si logra mimetizarlo más. Romero barrería,
dicen.

Quizá ésta sea otra manera de interpretar la patriótica
y desprendida renuncia a la candidatura del político nariñense que acabó con la
Casa de la Cultura de Nariño siendo gobernador –liberal, entonces- de Nariño.
“…Mediante decreto ordenó a comienzos del siglo XXI la liquidación de la Casa
y que sus restos fueran depositados en la Secretaría de Educación
Departamental. La liquidó dizque porque sólo ocasionaba gastos, como si la
cultura fuera una empresa comercial del Estado…
”, dice el escritor Édgar
Bastidas U. (comunicado público-Internet, enero de 2005). 30.IV.15

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.