Porqué protestan los campesinos?

Los cafeteros protestan porque según el
dirigente del norte de Nariño Jairo Gaviria Bravo el acuerdo firmado a
la madrugada del 8 de marzo por los cafeteros y los representantes del gobierno
nacional, se ha cumplido en parte el punto del subsidio a los caficultores, porque algunos lo han recibido, otros a medias por ejemplo los que producen 5
mil kilos les cancelan de 3 mil kilos y otros caficultores no han recibido
nada.

Dijo que el punto relacionado con la deuda que tienen
los caficultores con la banca colombiana se quedó en las directivas del banco
agrario
y no se trataron temas fundamentales para el futuro de la caficultura
colombiana como la importación de café y la disminución del costo de los
agroinsumos, que es transversal a todo el sector agropecuario.
Los otros dos puntos incluidos en la agenda de
negociaciones del paro cafetero de finales de febrero y comienzos de marzo como
son la megaminería en zona cafetera y la reestructuración de la Federación
nacional de cafeteros no se han tenido en cuenta por los representantes del
gobierno nacional.

Cómo lo reconoció Gaviria Bravo el tema de los
costos de los agroinsumos es transversal a todos los sectores productivos de
Nariño y así lo confirmó Severiano Salas Meneses líder del gremio panelero
quien manifestó que los precios de los abonos, fungicidas, insecticidas y
matamalezas, entre otros son muy altos
lo que disminuye las utilidades
a las que aspira legítimamente un cultivador de caña panelera.

De igual manera Salas Meneses expresó que en
la reunión adelantada con todos los propietarios de trapiches se analizó la
alta cartera contraída con los bancos por parte de los paneleros, las altas
tarifas de energía
y la migración de los cultivos de café por caña panelera que ya inició en Sandoná.
Señaló que el problema de las tarifas de energía viene de tiempo atrás
y a pesar de haber tenido varias reuniones en las cuales se ha analizado este
tema no se han encontrado soluciones
y especificó que la tarifa mensual de un trapiche
está entre 2 millones y 2 millones 300 mil pesos, lo que reducen
ostensiblemente los ingresos de los empresarios.
Salas Meneses dijo que en la historia de
Sandoná en dos oportunidades se han paralizado las actividades en los
trapiches
, la primera hace unos quince años aproximadamente, cuando participaron en un paro en
el sector del Pedregal que de igual manera buscaba reivindicaciones y en esta
semana, cuando 20 trapiches que estaban en funcionamiento suspendieron labores y quedaron cesantes entre
800 y 900 trabajadores.

A su turno Néstor Guerrero en representación
de los cultivadores de caña panelera corroboró el argumento de Salas Meneses en
el sentido de que los altos precios de los agroinsumos y el temor de que si los
caficultores no solucionan su problema, varios predios sembrados de café se
cambiarán a caña panelera lo que traería una superproducción
con la
consiguiente baja de precio de la panela.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.