Reconciliación con la “Pacha Mama”

Una de las ponencias que más expectativa genera en el Segundo Encuentro Internacional de Culturas Andinas es la de “Medicina del Agua” a cargo del Antropólogo de la Universidad Nacional, William Torres.
“En todas las tradiciones  ancestrales se sabe y se narra como el origen de la Vida tuvo lugar en el seno del Agua Primordial, en la Madre Agua. Muy tardíamente la llamada ciencia de las tradiciones académicas se encontró con esta certeza. Así como en el Agua nace la vida, así mismo en ella existe una virtud sagrada ancestral medicinal de sanación y curación que las antiguas tradiciones nativas han conocido y practicado”, explica Torres.
“Su principal acto es el de propiciar al Agua un cuidado que le permita a su don sagrado mantenerse en su integridad pura y limpia, para así poder recibir de ella toda su virtud propiciadora de Vida”, agrega.
Gracias a la iniciativa de la Gobernación de Nariño, Pasto se convierte en el mes de agosto, en epicentro de las culturas andinas del continente americano. Salud, en mente, cuerpo y espíritu.
Sanación Colectiva
La sanación colectiva de los pueblos hermanos, mediante ceremonias de ofrenda, los pagamentos, el pedir perdón a la Pacha Mama” por el mal uso que hacemos de los recursos que nos brinda, en síntesis, el reconciliarnos con la vida.
Estos, son solo algunos de los propósitos del Segundo Encuentro Internacional de Culturas Andinas, que del 12 al 22 de agosto se vive en el departamento de Nariño.
Precisamente el saber ancestral y el uso de las plantas sagradas por parte de las comunidades indígenas del continente, ocupa uno de los tres ejes del Encuentro, complementado con los de Biodiversidad y finalmente, patrimonio cultural.
“Medicina Tradicional y Bicentenario”, es una de las temáticas que en el ámbito del saber ancestral más despierta interés. A cargo del indígena Kallawaya y médico oncólogo boliviano, Walter Álvarez Quispe.
El expositor, quien combina lo académico, con lo aprendido empíricamente en su comunidad, explicará cómo los Kallawaya a través de la medicina tradicional indígena aportaron con sus conocimientos a la sanación, en la época de la lucha independentista, con el favor exclusivo de las plantas sagradas.
De la misma manera, relatará como estos indígenas bolivianos, contribuyeron con la erradicación de las enfermedades tropicales que atacaron en su época, a los trabajadores que construyeron el Canal de Panamá.
CREMONIAS SAGRADAS
El  Inipi o Temascal es una ceremonia ancestral de regreso al vientre de la Madre para morir a lo que no deseamos y renacer a un nuevo ser.
El Inipi es una antiquísima tradición de los aborígenes de América. Se trata de una pequeña cúpula hecha con palos de avellano doblados y cubierta con mantas o cobijas de modo que en su interior se crea un espacio circular perfectamente sellado del exterior excepto por la puerta que también se puede tapar. En el centro del recinto existe un agujero donde se situarán las piedras que previamente se encuentran en las llamas en el fuego ceremonial en el exterior del temascal, hasta alcanzar casi la incandescencia.
En medio de la alta temperatura, quienes participan en el ritual deben ingresar desnudos al Temascal, en un hecho que semeja el regreso al vientre materno. Es una especie de sauna natural, pero con un alto contenido espiritual.
Otra ceremonia es la de Ayahuasca o yagé, que se utiliza entre las comunidades de la cuenca amazónica. Es una planta sagrada para estas comunidades indígenas, que permite la comunicación espiritual con otras esferas del conocimiento y es un elemento esencial de comunicación para las prácticas médicas de algunos pueblos de la Amazonia Occidental. Es llamado “El bejuco del alma”, del cual los chamanes hacen uso para tener visiones y conocimientos. La ceremonia que se realizará en las malokas ubicadas en diferentes puntos de la ciudad, siempre es guiada por guías espirituales, los taitas más experimentados.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *