Recordé a Pinochet y a Videla

El despertador del sur
Por: Jorge Arturo Bravo
[email protected]

Como consecuencia de la nefasta Reforma Tributaria que trató de imponer Iván Duque Márquez, que atentaba contra todos los intereses económicos, sociales, educativos, culturales, de salud, incluso hasta con la canasta familiar, el pueblo colombina, haciendo uso de su legítimo derecho constitucional de la huelga y la libre expresión, decidió, el pasado 28 de abril lanzarse a las calles a exigir el hundimiento de esta nefasta Reforma Tributaria, lo que finalmente se logró después de 4 días de duros levantamientos populares.

Aplaudimos desde estas páginas que el pueblo colombiano que parecía estaba aletargado, sumiso, obediente e indiferente, se haya despertado y atrevido a salir a las calles a reclamar los justos derechos, vilmente amenazados por esta reforma, pero bajo ningún punto de vista estamos de acuerdo con todos los actos de vandalismo que se presentaron y que dejó varios heridos, incluso hasta muertos, entre protestantes y policías que también utilizan su despotismo, su poder militar, su salvajismo represivo y anticonstitucional.

Tampoco, bajo ningún pretexto, bajo ningún punto de vista, aceptamos que la Policía, seguro que con la autorización de la ignorancia del alcalde Germán Chamorro y su fiel Secretario de Gobierno Carlos Bastidas, haya convertido el Coliseo del barrio Obrero en campo de concentración de los retenidos, según la policía de los vándalos y de los terroristas, tambien defensores de Derechos Humanos, con quienes, se denunciaba, cometieron toda clase de atropellos, hecho que trajo a mi memoria los estadios y coliseos que los dictadores Augusto Pinochet y Rafael Videla, en Chile y Argentina respectivamente, los convirtió en campos de concentración de todos los detenidos, opositores a sus dictaduras militares.

Y así parezca un necio no quiero dejar de aprovechar este espacio para volver a denunciar que no es posible que el Hospital de Santa Mónica siga cerrado, convertido en un “elefante blanco”, mientras que el Estadio “Libertad” y la tolda de Al Kosto, entre otros, son utilizados como centros de vacunación, contra el Coronavirus; estoy convencido que las dificultades por más difíciles que sean tienen solución, mientras el Alcalde y la Gerente de Pasto Salud tengan la Sapiencia para buscar las soluciones pertinentes, si la tuvieran, claro.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *