Sandoná, una mirada hacia el futuro

Para todos es evidente que en los últimos años Sandoná ha sido objeto de importantes cambios en relación con el crecimiento especialmente urbano representado en el aumento de fincas de descanso y urbanizaciones que han traído consigo una cantidad considerable de nuevos visitantes, para fortuna de los residentes que de una u otra manera se han beneficiado de este auge turístico y de la construcción.

Ahora bien, es importante en cada situación ver más allá de lo que los sentidos nos permiten percibir y esta columna está dedicada precisamente a ver los pormenores que la situación antes descrita puede traer si la relacionamos con los problemas que afronta en general la humanidad, que han pasado de tratarse de especulaciones a riesgos reales que vamos a empezar a ver reflejados en los años siguientes, especialmente en lo que al suministro de agua se refiere. Sumado esto, lo relacionado al orden público es un tema que no se puede olvidar y que también tiene relación directa con lo que aquí se intenta plantear, el crecimiento de transeúntes a pie y motorizados sin duda alguna hace que se deban plantear soluciones óptimas de cara al futuro y sus consecuencias.

En ese sentido, el dilema a plantear se centra en factores como ¿se ha establecido si la cantidad actual que surte al municipio bastará para solventar las necesidades de la creciente población? ¿se hace necesario formular planes de reforestación de los afluentes de agua que surten a Sandoná? ¿se debe identificar especies animales y vegetales que pueden verse afectadas con el “progreso”? ¿debe darse nuevos lineamientos respecto al orden público en sus diferentes instancias?

La respuesta, a criterio personal, de estas interrogantes es un rotundo SI; no es momento de subestimar una posible carencia de agua por el cambio de las condiciones normales del municipio, sumado a los cambios ya por todos conocidos del calentamiento global, los mismos que según la comunidad científica internacional tienden a empeorar, es menester por ello formular planes de acción dirigidos a determinar esas particularidades técnicas que deberán mostrarse a la comunidad para trabajar en conjunto, situación extensible a la protección de especies animales y vegetales, basta con ver el ejemplo del municipio de Chachagüï, comentan los cercanos que el tema del agua ya es un problema que deben afrontar inevitablemente, teniendo como posibles causas la construcción desmedida de fincas, por supuesto dotadas de complejos acueductos, sumado a que de por sí están ubicados en una zona árida.

Respecto al orden público, creo que salta a la luz que el continuo aumento de vehículos motorizados puede incidir en el aumento de accidentes, sumado a otras cuantas dificultades que afectan directamente lo concerniente a la seguridad. Lo anterior no es un llamado a frenar el progreso que afortunadamente está viviendo Sandoná ni mucho menos, pero sí pretende servir de alerta temprana a las dificultades que pueden afrontarse en los años siguientes y que de esta manera sea oportuno el actuar de los entes administrativos y de la comunidad: la eficiencia de una acción depende de la rapidez con que se la realice.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.