Sandoneña dicta francés a ciudadanos del mundo

La profesora Hermensia García
Montezuma dicta a clases de francés en la ciudad de Tours a varios
ciudadanos de diferentes nacionalidades de América, África, Asía y Europa.

Hermensia nació en el corregimiento
del Ingenio, municipio de Sandoná y en los últimos años reside en Francia. Trabaja
en la actualidad con una asociación de la ciudad de Tours, dictando clases de
francés a japoneses, chinos, tailandeses, hindúes, mongoles, afganos,
chechenos, rusos, iraquíes, iraníes, sirios, argelinos, marroquíes, serbios,
croatas y latinoamericanos
, entre otros.
Tours es la capital del departamento
de Indre et Loire y está ubicada a unos 240 kilómetros al sur de Paris, la
capital de Francia. La docente sandoneña reside en un pequeño poblado llamado
Saint Christophe Sur Le Nais, a unos 36 kilómetros de Tours
.
Las personas que ingresan al territorio
galo con deseos de quedarse, deben tomar el curso de francés de 200 horas de
manera obligatoria con una entidad avalada por el Ministerio de Relaciones
Exteriores
, en este caso con la asociación con la cual trabaja Hermensia, quien tiene una maestría en la enseñanza del francés.
Concluido este proceso formativo los interesados pueden tramitar la visa de
residentes para permanecer inicialmente un año.
A través de sus estudiantes la
docente sandoneña ha aprendido diferentes culturas del mundo
, como la japonesa expresada
en el respeto de sus ciudadanos que al saludar hacen la venia, además de su
puntualidad y su organización; la cultura hindú cuyos integrantes mueven la
cabeza en sentido horizontal cuando quieren afirmar algo, totalmente contraria
a los latinos, en cambio los chinos responden afirmativamente con una sonrisa.
Sobre la cultura musulmana manifestó
que el velo que se colocan en la cabeza las mujeres musulmanas, lo pueden
portar en el curso de francés, sin embargo las leyes francesas prohíben que lo
porten en los trabajos o en sitios públicos, porque este país es un estadio
laico, lo que significa que ningún residente pueda tener manifestaciones religiosas
en público
.
Y otra de las costumbres que
aprendió en este trabajo con estudiantes de diferentes países, es el
relacionado con el período del Ramadán propio de la cultura musulmana, consistente
en la realización de un estricto ayuno por 40 días
.
Dijo que en la programación de los
cursos de francés tienen prelación los ciudadanos que tengan la condición de
refugiados
como en la actualidad la ostentan: sirios, iraquíes, iraníes, afganos,
rusos, chechenos, serbios, croatas o albanos.
En cambio las leyes de inmigración de
Francia son más estrictas con los latinoamericanos
. Para inscribirse al curso
de francés un ciudadano de esta región del mundo, debe estar casado con una
francesa.
Antes de emprender su viaje de
regreso a Francia, luego de pasar un mes con su madre Rosario en su casa ubicada en la vereda Plan Ingenio, Hermensia hizo una reflexión sobre los principales problemas
culturales que tiene Sandoná como la falta de respeto que se refleja en el incumplimiento
a todo tipo de citas y en las filas, especialmente
; el irrespeto a las normas de tránsito; la
falta de orden, especialmente en la Plaza de mercado y en algunos almacenes.
En contraposición destaca la solidaridad
de la comunidad sandoneña, la unidad familiar, los paisajes que se encuentran
verdes todo el tiempo, la producción natural de alimentos
, a diferencia de
Francia en donde las familias son más independientes, el paisaje se puede
apreciar en ciertas épocas del año y los alimentos no son tan naturales.
Hermensia se graduó de bachiller en
la Institución educativa Nuestra Señora de Fátima de Sandoná en 1982;
posteriormente ingresó a la Universidad de Nariño a estudiar la licenciatura de
Lenguas Modernas, sin embargo cuando cursaba séptimo semestre durante el año de
1986, tomó la decisión de viajar a París y se quedó
. Durante estos 32 años, 30 años ha vivido en Francia y los otros dos años en Inglaterra e Italia.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.