Se hizo justicia

Visión de mujer
Por Elsy Melo
Maya
“(un) cadáver
completo de una niña de edad escolar sin signos de trauma antiguo…presenta
signos de trauma reciente en rostro y cuello que corresponden a asfixia
mecánica por sofocación
y estrangulamiento que son causa de la muerte. La
presencia de desnudez, signos de trauma reciente en genitales, región anal y
perianal, ubican la muerte dentro del contexto de la actividad sexual
violenta…”

No se trata de
generar morbo, pero sí de recordar una tragedia que debe contribuir para que
esta clase de hechos no se repitan
y sobre todo, que la sociedad no permita que
se queden impunes. Leer un párrafo del dictamen de medicina legal, nos da una
idea del sufrimiento y el terror que debió padecer la pequeña Yuliana Samboní.
Razones suficientes para comprender que para su familia, ninguna condena será
suficiente para castigar el secuestro, la violación y la muerte de su pequeña
hija en manos de un depravado.
 El Tribunal Superior de Bogotá, haciendo uso
de los instrumentos legales existentes, le incrementó la pena de 51 años a 58 y
la multa impuesta inicialmente paso de 70 a 1.600 millones de pesos en contra
del confeso asesino Rafael Uribe Noguera
, quien para fortuna y tranquilidad de
la sociedad, pasará aproximadamente 6 décadas en prisión.
Este caso que
conmocionó a los colombianos y en cuyos hechos aberrantes y de encubrimiento se
vieron involucradas dos familias, de condiciones sociales y económicas muy
diferentes, hace parte de los innumerables actos de violencia sexual,
agresiones y asesinatos de mujeres, donde las niñas son las víctimas de un
preocupante porcentaje que va en ascenso
y que a diario se registra en
Colombia. Sólo en Bogotá en lo transcurrido del año, el feminicidio supera los
70 casos.
El compromiso
en la denuncia de todo hecho violento que atente contra la integridad de las
personas, sean mujeres, niñas, niños, hombres, adultos mayores, cualquiera sea
su procedencia, es un deber que debemos asumir todos, como integrantes de una
comunidad que diariamente lucha por conquistar la paz, la tranquilidad y el
bienestar, con la conciencia clara de que nada justifica la violencia, ni
siquiera aquellos ideales supuestamente sociales que algunos en estos tiempos aparentan
defender
y que no son más que la excusa perfecta para continuar vulnerando los
derechos de los demás.

Noviembre 6 de
2017
Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.
Share:

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.