“Ser pastuso no es ser estúpido”

Foto: Udenar

Tomado de www.semana.com

Lydia Inés Muñoz, presidenta de la
Academia Nariñense de Historia, habló sobre la ignorancia que hay detrás del
uso despectivo del gentilicio pastuso
. Esto, a raíz de la polémica que armó el
concejal de Bogotá Diego Molano.

SEMANA:
¿Cree usted que Diego Molano insulto a Navarro al tildarlo de pastuso? 
LYDIA INÉS MUÑOZ: Creo que fue una
salida en falso. A mí me pueden saludar “Hola pastusa” y no es ofensivo. El
problema es cuando tratan de usar esa palabra de forma displicente como aún lo
hacen en buena parte del país para asociarlo a estúpido a bruto.
SEMANA: ¿Por qué el pastuso tiene
esa connotación negativa?
L.I.M.: Pastuso es un gentilicio que
se refiere a los nacidos en la ciudad de Pasto. Esa palabra indígena tiene dos
acepciones: en la cultura de los pastos significa tierra de la parentela, y para
los kamszás lugar de la fiesta. Pastusos se les llama también a los habitantes
del norte de Ecuador de la provincia de Carchi. El término comenzó a tener un
carácter negativo desde las guerras de independencia.
SEMANA: ¿Cómo así?
L.I.M.: Pasto y su provincia
disintieron con los patriotas, pues sus habitantes pensaron que para ellos era
mucho mejor seguir siendo parte dela Colonia. Por pensar distinto de quienes
finalmente vencieron lo catalogaron como una estupidez. Los pastusos no entendían
como en nombre de la libertad, los patritas los atacaron, invadieron y
asesinaron. Esa crítica, con el tiempo, se transformó en sinónimo de torpeza.
SEMANA: ¿Qué evidencias históricas
hay para sustentar esas afinaciones?
L.I.M.: Muchas. En 1812, por
ejemplo, en una carta de la Gobernación de Popayán en la que le dan instrucciones
a Alejandro Macaulay para contener a los pastusos dice: “Era necesario que se nombre
 un jefe político y militar que gobierne
con dureza a unas gente estúpidas que necesitan ser manejadas con vara de
hierro”. En otra carta enviada al Cabildo de Pasto por la Gobernación, en 1812,  se lee: “No hay remedio, un pueblo estúpido,
perjuro e ingrato debe ser entregado al saqueo y las llamas. Algo que hicieron
Simón Bolívar, Sucre y otros en nombre de la libertad. Después permaneció esa
estrategia de tratar de estúpidos a los pastusos de estigmatizarlos.
SEMANA: ¿Por qué aún existe esa estigmatización?
L.I.M.: Porque nunca a los
colombianos les han contado o han querido saber sobre nuestra historia, la de
los vencidos, ni de las razones por las que los pastusos tomaron una posición
política contraria a la de los patriotas y fueron capaces de dar su vida. Ese
desconocimiento se traduce en estigma. La historia de Colombia se ha construido
en el centro y ha excluido al resto del país. En otras palabras, no solo nos
dejan en la periferia económica, sino en la periferia social y cultural.
SEMANA: ¿Cómo solucionar eso?
L.I.M.: Los colombianos tenemos que
volver la mirada hacia las otrasregiones más allá del centro, que entiendan las
diferencias y que todos hemos ayudado a construir la nación y somos parte de
ella.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *