Temporada festiva con mucha participación

Terminamos la temporada festiva que inició el
7 de diciembre con el tradicional “día de las velitas” y culminó el pasado 7 de
enero con el remate del carnaval sandoneño
, que congregó una gran cantidad de
personas residentes en Sandoná, reunió a muchas que regresaron a su tierra natal y tuvo la presencia de varios visitantes que llegaron a esta localidad por primera vez.

Sobre la realización del “día de las velitas”
ya nos pronunciamos en el sentido de recuperar esta tradición sandoneña para lo
cual se debe conformar una organización
que planifique su celebración con mucho
meses de antelación.
Durante la novena de navidad las familias de
los barrios y en general del sector urbano participaron activamente en las
celebraciones
que incluían las misas de la mañana, “las pasadas” y el rezo de
la novena en la noche y en las celebraciones del 25 de diciembre programadas
por la parroquia Nuestra Señora del Rosario liderada por el sacerdote Emiro
Libardo Enríquez.
Estas celebraciones de igual manera se
realizaron en los corregimientos y veredas sandoneñas y en varios sectores las
personas rezaron la novena en los hogares en donde participaron familiares y vecinos
y compartieron alimentos entre ellos el café con empanadas.
El 28 de diciembre continuó celebrándose como
se lo ha hecho en los últimos 50 años con agua y en los últimos 30 años con el
lanzamiento de bombas llenas del líquido precioso, a pesar de las voces de
varias personalidades de nuestro municipio que de tiempo atrás pretenden que se
busquen alternativas recreativas en esta jornada
. Necesariamente hay que
definir un plan a largo plazo para cambiar los comportamientos de niños y niñas
que son los que inician el juego de lanzarse bombas con agua
y luego lo
continúan los adolescentes y finalmente se involucran los adultos.
El último día del año lo utilizan los
artesanos del carnaval para representar de manera crítica, satírica y mordaz
los principales acontecimientos del año en el desfile en años viejos
tradicionales y especiales que tienen una calificación y al final una
premiación. La jornada pública termina con la lectura del testamento que se
retomó luego que el año anterior no se la realizó por cuestiones de tipo
político. La propuesta sobre el testamento es que debería realizarse una
convocatoria
previa para que los interesados presenten sus propuestas de
testamento y la ganadora sea grabada y presentada una vez termine el desfile de
los años viejos.
Destacamos la participación de los niños y las
niñas en el desfile del carnavalito con sus diferentes motivos acompañados de
sus padres y familiares, los cuales entendieron que los menores también tienen
derecho a expresarse libremente y utilizaron el carnaval sandoneño para hacerlo

y con su presencia auguran la sostenibilidad de los desfiles del 4 y 6 de enero.
El desfile de la familia guaicosa contó con la
presencia de las instituciones como la alcaldía, la empresa de servicios
públicos y el hospital Clarita Santos, de las colonias sandoneñas residentes en
Cali, Bogotá y Tumaco
, de agrupaciones musicales como la banda Pote Mideros y
la banda Santa Cecilia, del gremio de caficultores, de organizaciones
culturales como la fundación Camaleón y el Elenco de Papa Lolo y del mensaje ambientalista de Lucho Rosero, sin embargo
echamos de menos a la colonia sandoneña residente en Pasto, como la había hecho
el año anterior y de otras organizaciones sociales y empresas como Cofinal que
se había convertido durante varios años en acompañante de este desfile.
Sobre el desarrollo del 5 de enero hay que
sentarse con los actores del carnaval para definir un desfile que de igual
manera congregue a propios y visitantes, que podría tener como enfoque el
homenaje a la libertad
teniendo en cuenta el origen de este festejo relacionado
con el día de asueto que les concedían los blancos a los esclavos
afrodescendientes.
El 6 de enero contó con la participación de 37
motivos en modalidades consolidadas como el disfraz individual, las comparsas y
carrozas y otros en proceso de adaptación como las minicarrozas, que tuvo un
cambio en los últimos cinco años porque anteriormente los motivos desfilaban en
coches de tracción animal y una modalidad que es necesario trabajarla y
acompañarla como son las murgas
, teniendo en cuenta la tradición musical de
Sandoná.
El 7 de enero contó con la presencia del
artista de música popular Nelson Gómez como principal atracción lo que implica
mayor consumo de licor con las consiguientes problemáticas para los participantes
en su salud
y en algunas riñas que afortunadamente no pasaron a mayores. Este
día debería acompañarse de una propuesta cultural basada en la gastronomía
sandoneña.

Nuevamente dejamos la propuesta de recuperar a
Corposandoná organización que tiene como misión organizar las fiestas
tradicionales de agosto, las fiestas decembrinas y el carnaval sandoneño
. Si
existe la voluntad política de las autoridades locales y de la misma comunidad
podría integrarse con mucho tiempo de anticipación y se lograrían unos mejores
resultados en la organización de estas populares fiestas.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *