Tragedia anunciada

Endulzando las palabras
Por Iván Antonio Jurado Cortés
Como era de esperarse, después de la tragedia
llega la lamentación; esta vez la avalancha en el municipio de Salgar al
suroriente de Antioquia, donde perdieron la vida al menos 100 personas
. Como
los mismos medios en su momento lo informaron, era una ‘tragedia anunciada’, y
lo expresaban sin ningún reparo. Pero lo irónico es que nadie cuestionó el
ejercicio de la institucionalidad local y regional.

Y es
aquí, en esta circunstancia, cuando intentamos comprender el proceder de la
naturaleza, por inofensiva que parezca, siempre cobra su factura, y al final,
termina con la razón y justificación. Por lo general la primera reacción de los
afectados es maldecir su desdicha, indilgando causas, muchas veces donde nunca
existen. El país como tal debe urgentemente empecinarse en educar a la
población en un aspecto trascendental para la seguridad social: gestión del
riesgo
.
La Ley 1523 del 24 de abril de 2012 se creó
con la intención de que los municipios y departamentos, tuvieran la facultad
para invertir recursos considerables en la gestión del riesgo de desastres.
Muchos ítems de la norma, subraya la responsabilidad de los entes territoriales
y la comunidad, concluyendo que es un compromiso mutuo velar por la seguridad
natural
. Los anteriores clopad según el gobierno no fueron suficientes al
momento de atender el objetivo, hecho que sirvió de argumento para su abolición
y creación de una nueva jurisprudencia al respecto.
Muchas de las leyes que en Colombia se
engendran, duermen el sueño de los justos, pasando desapercibidas ante la
necesidad de los constituyentes primarios, y la 1523 “por la cual se adopta la
política nacional de gestión del riesgo de desastres y se establece el Sistema
Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres y se dictan otras disposiciones”, está
haciendo fila para el rincón del archivo
.
Desde la sanción de la ley, ningún municipio
la ha asimilado como tal, la mayoría se ‘lavan’ las manos expresando que los
recursos no suficientes para la implementación de la normatividad
; incluso,
varios ni siquiera han conformado el Consejo Municipal para la Gestión del
Riesgo de Desastres, menos la Estrategia de Respuesta a Emergencias. En este
orden, es absurdo pensar que la nación está preparada para atender emergencias
naturales.
Aunque la limitación en recursos para este
propósito de alguna manera tiene justificación, no es pretexto para hacer caso
omiso a la totalidad de la responsabilidad. Es en este meollo donde los entes
de control son negligentes
. No se
conocen antecedentes donde se demuestre el estricto cumplimiento a la
operatividad de los consejos municipales, hecho que le resta importancia por
parte de los mandatarios, convirtiendo esta exigencia en simple saludo a la
bandera.
En uno de sus apartes, la jurisprudencia en
gestión del riesgo, manifiesta que los entes territoriales deben crear el Fondo
Para la Gestión del Riesgo de Desastres
, quien a su vez debe estar conformado
por tres subcuentas destinadas a: conocimiento del riesgo, reducción del riesgo
y atención de desastres, fundamentales para la funcionalidad del sistema.
Y como dice el refrán, ‘más vale prevenir que
curar’, acertadas palabras que caen como anillo al dedo en el tema de la
gestión del riesgo. El conocimiento del riesgo es indispensable en la
formulación de políticas afines
, que finalmente repercute en una planificación
preventiva y concienzuda tanto institucional como comunitaria.
Las tragedias siempre serán anunciadas
mientras no se implementen las actividades plasmadas en la referida ley
. Lo de
Salgar es una simple radiografía de la irresponsabilidad estatal, que  continúa calmando calamidades, desconociendo
la  esencia del mandato jurídico.
El país no puede seguir con pañitos de agua
tibia, necesariamente debe aplicarse el contenido del precepto en gestión del
riesgo. Es la única manera de prevenir la pérdida de vidas humanas por
desórdenes naturales
.
Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.