Un maestro en el olvido

El despertador del sur
Por Jorge Arturo Bravo
[email protected]

Con la celebración el pasado viernes 15 de mayo de El Día del Educador Colombiano, quiero traer a estas páginas el nombre de uno de los tantos maestros que, no obstante su gran legado a la educación colombina, se lo ha mantenido en el más completo olvido.

Por tal motivo es justo recordar a uno de los grandes educadores nariñenses lamentablemente olvidado por todos, me refiero a Manuel Agustín Ordoñez Bolaños, nacido en La Cruz del Mayo, “La Ciudad Maestra” del Departamento, el 17 de enero de 1875, autor de la cartilla de lectura “Alegría de Leer” esa cartilla con la que todos, al menos mis contemporáneos, aprendimos a leer, en mi caso siendo discípulo de mi padre Luis Antonio Arturo mi primer maestro, un verdadero “maestro de maestros”.

Agustín Ordoñez fue un maestro egresado de la Escuela Normal Superior de Institutores de Popayán, el 15 de abril de 1898, ejerció su noble misión educadora en escuelas y colegios de su tierra natal, también en Pasto, Ipiales, Barbacoas y Popayán, es aquí donde escribe su cartilla de lectura que, quizá sin darse cuenta, se iba a constituir en el mejor método de lectura y de hecho, en el más bello legado para la educación colombiana.

Lamentablemente “un vivo” de esos que tantos hay en nuestro medio, Evangelista Quintana, con el pretexto de ayudarle para su publicación se quedó con los originales y luego los publicó, en 1930, como si él fuera el autor y en efecto así salió y así quedó, pero en hora buena el doctor Vicente Pérez Silva ha hecho justicia y en un verdadero acto de desagravio ha logrado el reconocimiento de Agustín Ordoñez como el auténtico e indiscutible autor de esta cartilla, considerada “un método novedoso y original de lectura” Recordemos que el ilustre educador murió en Bogotá el 17 de marzo de 1965.

Qué bueno que para lo sucesivo, después de que salgamos de esta situación que nos aqueja, los diferentes gobiernos díganse municipal y departamental, aprendan, de verdad, a valorar verdadera importancia del maestro y qué bueno sería creando la medalla Agustín Ordoñez y recuperando esas condecoraciones que con el nombre de ilustres pedagogos se otorgaba, cada 15 de mayo, a los maestros más distinguidos de Pasto y de Nariño.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *