Una voz en el ‘espectro’

Por: Iván Antonio Jurado Cortés
Cuando este 24 de marzo celebramos el día del
locutor colombiano, son pocos los reconocimientos para una profesión tan
antigua pero de trascendental significancia en la armonía e integridad de la
sociedad. En todos los rincones del planeta siempre habrá un micrófono, una
antena y una persona convencida que con su vocación de informar hace más alegre
y digna la vida de quien escucha
.
En todas las culturas e idiomas, la locución
presente estará; es la manera más simple de irradiar y penetrar en el sentimiento
de los seres vivos, y hablo en este término porque científicamente se ha
comprobado que algunos animales y plantas reaccionan positivamente a melodías
musicales y voces melodiosas.

En países de Norteamérica, Europa y Asia, esta
profesión goza de gran admiración, respeto y reconocimiento laboral; tanto las
cadenas radiales como televisivas, además de contar con logística tecnológica
de avanzada, también incluyen las mejores voces femeninas y masculinas. A
diferencia con otras profesiones, la locución tiene un ingrediente especial, y
es que es innata a la naturaleza de la persona, que luego con el tiempo se
perfecciona de acuerdo a la necesidad o circunstancia
. En algunas regiones del
mundo, para ser locutor se hace necesario ir a la universidad y certificarse
como tal, en otras, basta con el talento y el conocimiento empírico. 
En Colombia, con el paso de los años, la
locución ha ido cambiando de matiz hasta el punto de que ser locutor no es más
que una simple actividad de comunicación, en muchos casos desapercibida,
permitiendo ser estigmatizada como de segunda clase. Un locutor radial de una
mediana ciudad, expresó: “para ejercer esta profesión, necesariamente se debe
contar con otras actividades que le generen ingresos,… ya que solo con la
locución nos morimos de hambre
”… aunque suene duro, pero es la realidad
colombiana.
En lo concerniente a la fecha de conmemoración
del día nacional del locutor, muchos concluyen que se hace honor a un pasaje
bíblico donde el arcángel San Gabriel un 24 de marzo anuncia a la ‘virgen
María’ que ha sido escogida para ser la madre de Jesús de Nazaret
. Entendiendo
que Colombia es un país en su mayoría cristiano católico, no hay duda que esta
sea la versión más acertada para haber formalizado la celebración del día de
una de las profesiones más dinámicas, creativas y complejas como es la
locución. Cualquier persona puede hablar ante un micrófono, pero no cualquiera
puede ser locutor. Para ser locutor se necesita: voz, inteligencia, carisma,
habilidad, fluidez y objetividad.
Las ondas hertzianas de la locución radial son
las que de manera sutil y sin pedir permiso entran hasta en los hogares más
insospechados, transmitiendo sensaciones diferentes, a las mentes que en ese
momento invade. El locutor es esa persona que sin mostrar su imagen se
distingue por la voz; tiene la gran responsabilidad de informar, entretener y
acompañar hasta en los momentos más críticos del ser humano
. Hoy en día,
existen especialidades: locución noticiosa, deportiva, musical, en fin, una
serie de modalidades que le permiten al oyente seleccionar y complacerse con su
preferencia.
Está claro que la voz del locutor o locutora
es quien le pone la chispa de vida a cualquier medio de comunicación, sea radio
o televisión
; ese ser invisible, pero vivo en el espacio y tiempo, es quien
tiene el gusto de endulzar, enamorar, entristecer o alegrar los corazones de
innumerables humanos. Colombia por ser una nación multiétnica, también goza de
variedades de voces, timbres y acentos, argumento para que los locutores colombianos
sean preferidos en América y el mundo. La calidad de locución se mide por la
voz y pronunciación del idioma, en nuestro caso el español.
Que sea esta una oportunidad para que en la
fecha conmemorativa de la locución nacional, se muestre a Colombia y al mundo
la importancia de ejercer esta loable profesión, llena de responsabilidad y
convicción
. En el país del ‘Corazón de Jesús’, ser locutor significa proeza y
tenacidad, así como también servir de ‘ridículo de ignorantes’ que piensan que
hablar por un micrófono es perder el tiempo y no tener que hacer… ¡FELIZ DIA
LOCUTORES!
Domingo, marzo 24 de 2013

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *