Una voz que tiene historia

Por: Duvian Sánchez
Néstor Velasco Velasco desde muy niño le gustó
la radio y soñaba con llegar a ser un
gran locutor. Mientras cumplía su mayoría de edad, les ayudaba a sus padres a
trabajar en la agricultura
, pero a medida que pasaba el tiempo, más se
convencía que la radio era su futuro.

Como era de costumbre, todos los días al caer
el sol, muchas de las familias campesinas de la vereda Figueroa al occidente de
Popayán, se reunían para escuchar la radionovela Kalimán emitida por Todelar. En medio de los radioescuchas se encontraba Néstor Velasco Velasco; un
niño de seis años, hijo de agricultores y el ultimo de doce hermanos.
Desde muy niño le gustó la radio y soñaba con llegar
a ser un gran locutor: “miraba como inalcanzable la radio, les decía a mis
padres: yo quiero ser como ese señor que habla ahí, pero mi papá me decía: ni
sueñe porque esa gente que está hablando es muy preparada, y yo no tengo plata
para darle
”, explicó él.
Estudió hasta cuarto de primaria debido al
déficit económico de sus padres, pero como buen colombiano no se dio por
vencido, siguió educándose a través de la emisora Radio Sutatenza, la que
ofrecía un programa de bachillerato por radio emitido de seis a ocho de la
mañana
: “además de la emisora, me formé leyendo el periódico El Campesino que
enseñaba conocimientos sobre las relaciones humanas”.
Mientras cumplía su mayoría de edad, Néstor
Velasco le ayudaba a sus padres a trabajar en la agricultura, pero a medida que
pasaba el tiempo, más se convencía que la radio era su futuro. Un día conoció
por casualidad a Carlos Valencia, propietario de la emisora ya desaparecida La
Voz de Belalcazar: “después de contarle mi afición, él me dio la oportunidad de
entrar a la radio, pero inicié cargando cables cuando habían narraciones
deportivas
”.
Después de prepararse para presentar las
pruebas de conocimiento exigidas por el Ministerio de Comunicación de ese
entonces, obtuvo su licencia de locución, donde pudo desempeñarse como locutor
y periodista en varias emisoras de Popayán como La Voz de Belalcazar, Radio
Súper y Unicauca estéreo.
Actualmente, Néstor Velasco trabaja como
control máster de la División de Comunicaciones de la Universidad del Cauca
desde 1986, con más de veintisiete años de experiencia en la radio como
locutor.
“Soy un adicto a la radio”, dice riéndose
mientras está sentado junto a la consola y su computador
, debido a que se
levanta a las cuatro de la mañana a escuchar las noticias en una emisora local
llamada Radio Súper. Por la tarde, después del trabajo regresa a su casa a
escuchar La Luciérnaga, un programa de Caracol Radio: “mi esposa varias veces
me regaña porque tengo la radio prendida a toda hora”.
“El mono”, como le decían en su colegio y curiosamente
hasta el día de hoy en el trabajo, afirma que para él no hay radio buena ni
mala, si no que se expresa de diferente manera según el contexto social: “la
radio ha superado muchas crisis a lo largo de la historia y siempre se ha
adaptado a la demanda del oyente y evoluciona cada día
”.
El manejo de la radio digital se le complicó,
pero poco a poco la dominó y le sacó provecho: “primero me causó dolores de
cabeza, tuve que tomar muchos cursos virtuales pero ahora me volví un experto
en ese campo, incluso tengo mis podcast en plataformas para almacenar este tipo
de audios
”, lo dice orgulloso, y es que ahora no se pierde de ningún programa
importante debido a que los puede escuchar a la carta.
Además de la radio le gusta la música, de
hecho tiene un grupo de música folclórica, gracias al cual ha podido viajar a
diferentes lugares de Colombia
. Los fines de semana se dedica a la apicultura:
“el manejo de abejas me parece un mundo apasionante, es una medicina
alternativa”.
Este hombre alegre, humilde y sencillo, como
se describe él mismo, asegura vivir feliz porque puede realizar su mayor
satisfacción, la locución
, sólo sueña en jubilarse pronto y seguir prestando su
servicio en la radio pero como locutor deportivo.
Néstor Velasco Velasco con sus acciones y su
historia de vida, enseña que la perseverancia y los sueños son el motor para
salir adelante
y que a pesar de los obstáculos se puede realizar las cosas.
Video de su Chirimía Musical de Néstor Velasco
Velasco

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *