¿Aguerrida o irresponsable?

Visión de mujer
Por Elsy Melo Maya
Durante la semana pasada, fue noticia la desaparición, retención o secuestro de
Salud Hernández, la periodista de origen
español que se encuentra radicada en Colombia
y que a través de sus polémicas columnas, ha demostrado sin preocuparse
por ocultarlo, una constante agresión y radicalismo contra todo lo que ella  no comparte, hasta el punto  que  si
bien su estilo es causal de admiración para unos, es igualmente motivo de
rechazo para quienes consideran que su periodismo no es objetivo en
determinados temas y situaciones.
Reconocida por sus investigaciones en campo y
por ser una crítica permanente del proceso de paz, la periodista Salud Hernández amplia
conocedora de la difícil situación de seguridad que aún se enfrenta en Colombia
y sobre todo en determinados territorios, tomó la determinación de visitar El
Catatumbo, una zona montañosa y de difícil acceso.
 Nadie
discute que lo hizo por motivos profesionales y que además todo ciudadano
colombiano o no, tiene el derecho  de
movilizarse por el territorio nacional y que es deber del  gobierno y sus autoridades garantizar su
seguridad. La pregunta es ¿hasta qué punto en este caso, la responsabilidad le
es solamente atribuible al estado? ¿Acaso solicitó acompañamiento o
protección y le fue negado o no fue
efectivo?
Es lamentable y desgastante, que en un momento
crucial para Colombia en materia de paz, se presente esta situación
por demás difícil y preocupante para el
Gobierno Nacional, la periodista, los dos reporteros que aparecieron en la
escena de manera posterior y para el mismo ELN, quienes pretendiendo
demostrar seguramente su control sobre este territorio, lo que están logrando es ahondar la
desconfianza que el pueblo colombiano les profesa. 
El desenlace fue favorable y lo mismo se aspira para todas las personas
que se encuentran privados de su
libertad, pero no es menos cierto que nadie puede ser ajeno a la situación de
peligro que aún vivimos y por la cual precisamente se está adelantando un
proceso de paz
, con el propósito de acabar con este desangre entre colombianos;
por ello el  compromiso, al menos de
actuar con precaución, debe ser de  todos,
incluidos aquellos que han decidido habitar nuestro país, a pesar del pésimo
concepto que de él tienen.

Mayo 30 de 2016

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.