Al presidente electo

Rincón consaqueño
José Rodrigo Rosero Tobar
roserotobarjoserodrigo[email protected]

Hace algunos días, me dirigí a Gustavo Petro en su condición de presidente electo de Colombia y, aunque hasta el momento no he recibido respuesta alguna, sin descartar la posibilidad que la misiva no hubiere llegado a su destino, aspiro que lo expuesto se haga realidad. He aquí lo que le escribí:

“Desde el municipio de Consacá ubicado en el departamento de Nariño, al que coloquialmente lo llamamos rincón histórico de Colombia, porque en su seno se han sucedido hechos históricos que han trascendido en el mismo desarrollo del hoy territorio nacional, me uno al mar de felicitaciones que habrá recibido hasta el momento por su elección para regir los destinos del país para un nuevo periodo institucional.

Augurando éxitos en la labor que inicia, tengo la plena convicción que los proyectos que expuso durante su campaña se harán realidad, si es que las clases que han ostentado el gobierno durante décadas, se lo permiten en esta oportunidad.

Aunque no ostento ninguna calidad gubernamental, como ciudadano me permito comentarle que en medio de hechos sucedidos en este terruño, tenemos el desarrollo de la llamada batalla de Bomboná, acaecida el 7 de abril de 1822 en los campos de Cariaco del hoy municipio de Consacá, cuando Bolívar con su ejército intentaba pasar a Quito, siendo esperado en ese sitio por fuerzas realistas comandadas por Basilio García con pastusos que se habían unido a la causa real.

Existe en estos lares una piedra desde donde supuestamente Bolívar dirigió la acción en armas, convertida legalmente en monumento nacional, que contaba con ciertos arreglos estructurales que le daban un aire de grandeza, pero destruidos en pro de un ambicioso proyecto de modernización guiado aparentemente por el Ministerio de Cultura, proyecto que se quedó trunco y el abandono y la desolación son el marco de la llanura donde se encuentra ubicado el monumento en esta localidad.

Sería imperiosa su presencia en este sitio histórico, para que mire directamente el daño que ocasionó el inicio de las obras hoy abandonadas, y que con su concurso lleguen a feliz término en alguna oportunidad, no sin antes advertir que cierta porción de terreno del lugar pertenece a la nación, donde si las leyes lo permiten, bien podría construirse y funcionar una universidad”.

Consacá, 01 de julio de 2022

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.