Asustados por la ley de medios

El despertador del sur

Por Jorge Arturo Bravo

despertadordelsur@hotmail.com

Importante el Proyecto de Ley conocido como “Ley de medios” que se está gestando en el Senado de la República, propuesto por el senador campesino Robert Daza, del Polo Democrático Alternativo, parece que ya empieza a causar “roncha” en algunos periodistas locales, especialmente en aquellos que parecen ser empleados de la alcaldía antes que periodistas.

Esta “ley de medios” no busca, según el citado Senador, en ningún momento “castrar” la libertad de prensa, la libertad de pensamiento, sino que procura mejorar las condiciones de las emisoras comunitarias y alternativas, que no gozan de los privilegios que tienen ciertas emisoras y periodistas locales, amigos de la administración municipal y de sus diferentes dependencias.

Ojala que esta “Ley de Medios” se haga realidad porque otro de sus objetivos es regular y controlar “el despilfarro” de los dineros públicos destinados a las famosas “pautas publicitarias”, las mismas que cual “jugosos y millonarios platos de lentejas” se reparte entre unos pocos, entre los “más lambones” de los gobiernos de locales de turno.

Pues si son dineros públicos, dineros de nuestros impuestos, estos deberían democratizarse más, para que no vayan a los bolsillos de los mismos, aquellos que son considerados no periodistas profesionales sino “mercaderes del periodismo”, “los millonarios” a costa de las pautas publicitaria oficiales, y esto es lo que busca también regular la citada Ley.

Despilfarro que desgraciadamente ha llevado a que el periodista haya perdido su ética, su profesionialismo, su independencia, salvo algunas excepciones, y de hecho, parece haber “cambalachado” su conciencia por “el plato de lentejas” llamado publicidad, y por eso los diferentes noticieros radiales y magazines han perdido ese profesionalismo, ese periodismo critico, fustigante, investigativos, pues hoy solo son los informativos del quehacer de la administración municipal, de sus diferentes dependencia y la concebida alabanza del funcionario que paga. 

Bienvenida pues “la ley de medios”.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *