Biografía de Gabriel Insuasty Rivera

Por Olegario Insuasty Arcos
oinsuasty@gmail.com
Gabriel Insuasty Rivera nació en Sandoná
(Nariño) el 3 de mayo de 1922
 y falleció
en Medellín (Antioquia) el 31 de octubre de 2007.
Hijo de Euclides Insuasty Enríquez y Petronila
Rivera Zambrano (Petrica o Mamá Petrona), su núcleo familiar conformado por
Luis, Estela, Berenice, Enna y Humberto.

Estudio hasta quinto elemental en la Escuela
Municipal
de Sandoná.
Gran aficionado desde su juventud a los
mejores caballos de paso fino y gallos de pelea (los finos).
Su actividad principal fueron la agricultura y
la ganadería, especialmente dedicado a la siembra de caña de azúcar y
producción de panela en la vereda Bellavista del corregimiento de Bolívar, la
cual quiso mucho.
Contrajo nupcias con Ruth Celman Arcos Mesa,
de cuya unión nacen seis hijos: Ligia, Ruth Mercedes, Ana Carmenza, Francisco
Javier, Olegario Gabriel y Nora Patricia.
Otra parte de su vida la dedico a la política,
líder conservador, opositor connotado del oficialismo liberal grupo mayoritario
de ese entonces, liderado por Olegario Arcos Riascos, su suegro.
Ocupo cargos oficiales departamentales y municipales
como Administrador de Rentas en dos oportunidades y Tesorero Municipal en tres
periodos
.
Líder cívico cofundador del “Club Yerba”,
grupo de amigos que se reunían a ejecutar causas sociales en bien de la
comunidad
, organizador de los festivales equinos con competencias de carreras y
pruebas de destreza de puntería encima de los caballos.
Por su reconocida rectitud, transparencia e
imparcialidad el juez municipal lo designaba como “Secuestre” para ser
depositario de los bienes que el juzgado embargaba.
Para el año 1977, junto con su esposa toman
una decisión trascendental y triste que marcaría los destinos de todo su grupo
familiar, buscando la superación de sus hijos Ana Carmenza y Francisco Javier,
quienes presentan una limitación auditiva, para ese entonces estudiaban internos
en la ciudad de Medellín, ellos cumplieron sus estudios y debían salir a
trabajar y convivir en su entorno familiar, decisión que obligo a que todos se
radicaran en esa ciudad
dejando en su Sandoná del alma a familiares, amigos y
todo el entorno que los vio crecer y desarrollarse como personas de bien.
Radicado en Medellín, por su experiencia e
historial laboral logra vincularse a la Secretaria de Hacienda Departamental
con el cargo de Liquidador de Impuestos en Rentas Departamentales
, cargo que
ocupó hasta cumplir con el tiempo necesario para su jubilación.
Fue una persona alegre, fiestero, devoto de la
Virgen del Carmen y miembro selecto del grupo de “Santos Varones” cargando el
Santo Sepulcro los viernes santos.
A nuestro Padre lo recordamos con la siguiente
herencia afectiva: “Hijos: la plata cualquier burro la carga, un título
cualquiera lo consigue, pero el ser personas integras es un honor que cuesta”.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.