Cinco meses después

El despertador del sur
Por: Jorge Arturo Bravo
[email protected]

Después de haber vivido más de cinco meses en el encierro obligatorio como el mejor medio, como la mejor estrategia de bioseguridad y proteger así nuestra vida y la vida de los demás, frente al coronavirus, que nos inundó de preocupación, de miedo, de incertidumbre, de nostalgia y de tristeza, de ver cómo familiares, amigos y conocidos, sin poderlos despedir, sin poderles dar el último adiós, partieron a los confines de la eternidad en ese viaje sin retorno, hoy como que esta dura época parece estar llegando a su fin, se vislumbran nuevos horizontes para seguir enfrentando al coronavirus en una nueva etapa que comenzamos a vivir ayer, tanto en Pasto como en toda Colombia.

Sin embargo y este es mi llamado a todos mis amables lectores, a todos los pastusos sin distinción alguna, pues la pandemia no ha terminado, continua latente, a que sigamos practicando esas nuevas normas de vida, que aprendimos en estos duros cincos meses de aislamiento obligatorio; no bajemos la guardia, continuemos como hasta ahora protegiendo nuestra vida, protegiendo la vida de los demás; sigamos con esa nueva cultura ciudadana que adquirimos, como el lavado permanente de manos con bastante agua y jabón; con la correcta utilización del tapa bocas y manteniendo el distanciamiento de los dos metros, cuidándonos mucho con fe, con esperanza y con el acompañamiento del Todopoderoso y de la Virgen María.

No podemos negar que estos cinco meses a todos o al menos a una inmensa mayoría, nos permitió volver o continuar practicando esos valores y esas cualidades que quizá las habíamos perdido o dejado de practicar, como la generosidad, la solidaridad, la colaboración, la comprensión, el amor, el respeto por el otro, no obstante algunos, por el contrario, no hayan cambiado y hasta se “avivaron” de esta pandemia que aún no ha terminado y sacaron buen provecho en detrimento del otro.

Es cierto que el alcalde Germán Chamorro de la Rosa, ha dado apertura practicante a todo, en su afán de quedar bien ante el gobierno Nacional, permitiendo que la gente se desborde por las calles de nuestra desorganizada ciudad, nos corresponde a cada uno de nosotros, a nuestra responsabilidad, el cuidado personal y evitar contagiarnos por este coronavirus tan letal para la vida de las personas en cualquier edad, pues por la “irresponsabilidad del alcalde” que no sé, qué piensa, si cabe la frase puesta de moda ¡sálvese quien pueda!

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *