Columna Desde Nod por Alejandro García Gómez

Salud: ¿“en un mar de pus”?  (3)
Pakahuay@gmail.com
Robledo continúa con denuncias gravísimas
sobre nuestro modelo neoliberal de salud, ante las que la gran prensa
colombiana, que cuenta con equipos de investigadores, ha pasado de agache:
“Aquí hay un debate ideológico que puede ser el más respetable que ustedes
quieran en el mundo de las concepciones. Se discute si la salud es un derecho o
un negocio (…)
Pero aquí hay también, además de debates ideológicos y teóricos,
intereses particulares, no sólo del mundo de las EPS, sino intereses
particulares de altos funcionarios de este gobierno (Santos).
Y los voy a
mencionar con nombre propio”. Y empiezan los nombres y los cargos: el
exministro de Seguridad Social (hoy dividido en dos ministerios, salud y
trabajo) Santamaría; la entonces ministra de salud Beatriz Londoño; el entonces
ministro de Hacienda Juan Carlos Echeverry. Personas relacionadas con altos
funcionarios del Estado como Enrique Vargas Lleras, hermano del entonces
ministro del interior Germán, hoy de vivienda, seguro candidato a la
presidencia en el siguiente período o en el posterior; Paola Vergara, esposa
del mincomercio exterior, Sergio Diazgranados (hecho que sí fue comentado en la
gran prensa nacional); Conrado Gómez, Superintendente de Salud. Jaime Arias,
exminsalud, actual director de Acemi, institución que agrupa a las EPS.

Robledo menciona como especial el caso de
nuestro actual Fiscal Eduardo Montealegre, propuesto por nuestro Presidente
para el cargo y, en ese momento, virtual ganador por venir de donde venía la
terna: tenía contratos con la Presidencia de la República y la Cancillería por
$1.200 millones
; amigo personal del presidente o gerente de la EPS Saludcoop
Carlos Palacino; sus contratos con esta EPS sumaban $4.953 millones en ese
momento; disfruta de una casa de veraneo en los Llanos Orientales en la
polémica Villa Valeria del Sr. Palacino, donde posiblemente disfrutan de su
amistad; era el abogado defensor del mismo en el caso ya mencionado de los $627
mil millones de parafiscales, defendiendo la tesis –como abogado defensor- de
que no eran dineros públicos (esos recursos de la salud pública). El realismo
mágico de Gabo palidece de nuevo.
¿Qué propone Robledo? i) Cambiar el modelo del
sistema; uno nuevo en el que no haya ni EPS ni el mismo sistema con cambio de
nombre ni con la función de administrar el dinero público de la salud de los
colombianos que contribuimos a recaudarlo con nuestro trabajo
. “En Colombia
sobran las EPS… (porque a sus directivos) les pagamos la administración más las
ganancias”, dice. Según él muchos dueños de las EPS crean IPS (Instituciones
Prestadoras de los Servicios de Salud –laboratorios, clínicas, etc.) para
desplumar a sus mismas EPS, con la consiguiente doble ganancia. ii) Controlar
no sólo la producción y precios de los medicamentos, sino ver qué se hace con
estos controles para que sean efectivos, eficaces y eficientes. Todo para
debatir.
Actualmente el Presidente Santos le ha
encomendado esta tarea humanitaria y de justicia social a otro Ministro de
Salud, otro neoliberal, Alejandro Gaviria
. En los meses que duró en su cargo,
Beatriz Londoño, la anterior, pasó con pena y sin escuchársela modular, a pesar
de que se dijo que una de sus fortalezas era su gran experiencia, cuando la
nombraron. Cuando entrevistan al neoliberal Gaviria sobre el nuevo modelo que
propondrá, sólo proyecta reflejos de sombras generales, una nebulosa intangible
e inentendible. A su favor está el de venir como decano de la Facultad de
Economía de la Universidad de los Andes, la universidad bogotana que se pelea
con otras el número de ministros en los diferentes períodos presidenciales. Me
queda una pregunta después de esta lectura: la crisis de la salud colombiana,
más que un problema, ¿no configura una masacre? ¿Un crimen de lesa humanidad,
así no esté contemplado aún en los códigos internacionales? ¿Aupada por el
Estado? ¿Es hora de proponerla como tal? 15.X.12
Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital. 

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *