¿Corponariño, o corpo-politiquería?

Por Manuel Erazo Cabrera
Ismael Botina, popular maestro Buchón,
recuerda que hace  treinta años, se creó
la Corporación autónoma de Nariño, Corponariño
, y nació para vigilar el medio
ambiente.
Pero no hay mal que por bien no venga, ahora
es un centro de politiquería chévere
; para acceder a un contrato, o
nombramiento, se requiere el visto bueno de una 
dama  de tierra fría, que manda y
desmanda; ella está por encima del director, tiene más poder que la junta;
reemplaza al Estado. Si ella le pone el visto bueno, suficiente para que lo
contraten en Corponariño.
Pero lo más divertido se vivió el miércoles de
esta semana, cuando se encargó la dirección de la entidad por espacio de dos
meses, mientras se escoge al nuevo director titular.
La Junta directiva de Corponariño la integran
un total de trece delegados
, así: cuatro alcaldes; un representante del
Presidente de la republica; otro delegado del Ministerio del medio ambiente; un
delegado de Fedepapa; otro de Asofrucol; uno de las negritudes, otro de las
comunidades indígenas; un representante de las Ong’s, y el delegado del Gobernador de Nariño.
El miércoles se reunieron los trece, y de
entrada comenzó la danza de los contratos y nombramientos
. La dama que hace y
deshace, los esperaba en la puerta y les iba ofreciendo en bandeja lo que
escojan; unos se inclinaban por contratos, otros les llamaba la atención los
nombramientos, y otros se entusiasmaron
por  el “fajo”.
Así se vendieron los votos para elegir por
mayoría  de ocho, a un funcionario de la
entidad, que se encargará de la dirección por espacio de dos meses, mientras se
cuadra la escogencia del gerente titular.
Si maestro Buchón estuviera en esa rosca,
haría lo mismo que ellos; por ejemplo, por cada votó pagaría: 20 contratos
,  8 nombramientos, 36 subsidios, y diez fajos de billetes de cincuenta; esto
es barato, para seguir mangoneando esa entidad que no hace nada por el medio
ambiente, perdió su rumbo, ahora es especialista en nombrar, nombrar, contratar y contratar
.
Lo que nunca entendió maestro Buchón, es  la diligente labor de un diputado liberal,
quien se dedicó a voltear votos como si fueran arepas; desde la puerta se
escuchaban los ofrecimientos , a unos les daban menos, a otros les daban más,
pero cada quien se fue con su buena caja de promesas para sus amigos.
De los trece de la Junta directiva, ocho se
dejaron tentar por el diablo de la burocracia y cinco quedaron firmes, entre
ellos cuatro alcaldes y el delegado del
gobernador
.
Los ocho, que hacen mayoría ahora se están
peleando a dentadas el nombramiento del nuevo director, que lo van a elegir a
dedo.
Maestro Buchón, opina en su tonto pensar que
debería de existir un concurso claro, abierto, objetivo y transparente, con la participación de la Universidad de
Nariño
. Que no vaya a ocurrir lo que sucedió con las direcciones de las Eses,
donde se amañaron los concursos a su antojo.
El pueblo soberano se pregunta: ¿en Nariño,
funcionan o no funcionan los entes de control?
Porque, si no funcionan, mejor cambiemos el
nombre; en vez de Corponariño, que se llame “corpo –politiquería”, suena mejor.

Domingo 27 de mayo de 2012

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.