Desprofesionalización docente en la educación pública

Desde Nod
Por Alejandro García Gómez.
Hoy el colegio público mejor “ranqueado”
aparece en puestos posteriores de los primerísimos lugares
. Los destacados son
privados. Y eso que esta institución de la que hablamos –Liceo Universidad de
Nariño, en Pasto- no funciona como tal, sino como “propiedad” de la Udenar,
según lo expliqué en anterior artículo.

Pero hay más; es un rumor a voces que muchos
colegios privados seleccionan los mejores estudiantes de sus aulas y sólo a
ellos se le autoriza para presentar ese tipo de pruebas oficiales del ministerio,
porque sus resultados comprometen la imagen de cada institución. Esto no podría
ser demostrado, pero es lo que se escucha desde hace tiempos. Lo que sí es real
es que muchos colegios privados tienen un proceso de selección no sólo para sus
estudiantes sino –y muy riguroso- para sus familias en donde, además de otros
ítems, los recursos económicos de cada grupo familiar son trascendentales para
la aceptación o el rechazo. Por ley, es obvio que nada de esto se permite en
los oficiales. Como aquellos son empresas educativas que deben producir unos
dividendos, esto se acepta como normal (no me voy a detener en ello)
. Los
profesores contratados por los privados también son seleccionados por los
empresarios de estos centros, que son los directivos del mismo o su
prolongación, y, dentro de la empresa privada, esto es no sólo usual sino que
también se acepta como normal (que está dentro de la norma).
Como la profesión docente se ha venido
deteriorando para quienes la ejercen, cada año fue agrandándose más y más el
vacío para relevar a los profes de retiro por edad o por otras causas
. Hoy por
hoy, la calidad del personal para este recambio generacional es muy inferior al
adecuado (son hijos de la Promoción Automática), si es que se los consigue. En
la actualidad ser docente es muy poco atractivo para un(a) joven (se comienza
con un $1.600.000, más o menos, por varios años). Pero además, muchos de
quienes optan por ser maestros, no llenan las expectativas; existe gran
mediocridad en el gremio, motivado por diferentes causas aquí tratadas en otras
ocasiones. Quizá, muchos de quienes perduran, son los menos aptos mentalmente
para la profesión, hablando tanto de los docentes de las clases como de quienes
administran las instituciones educativas. ¡Pero no hay más! Y ni se diga de
quienes la administran nacional, regional o localmente. Éstos son simplemente
políticos. Utilizan la dirección de la educación pública sólo como otro peldaño
en su carrera política y a ninguno se le toma cuentas después.
La señora ministra actual, Gina Parodi, parece
que lo que quisiera es mostrar resultados “¡ya!” de su gestión y a eso parece
que han apuntado sus medidas. En esta Sociedad del Espectáculo Mediático,
parece que lo único que buscara son los aplausos de los medios de comunicación.
No se ha visto la presentación –a nivel estatal, en el Congreso- de un proyecto
de ley con una iniciativa seria de su parte con el fin de mejorar de manera
efectiva y definitiva de la educación de pública, es decir, la de las clases
medias y populares. Hoy acaba de aparecer otro mico con su espejito en el árbol
de las asignaturas pedagógicas: enseñanza del Cooperativismo, Ley 135, mayo de
2016. Un alcalde bogotano había propuesto que, por ley, se enseñara a beber
licor a los jóvenes
. ¡Y somos últimos ante el mundo en Matemática, Lengua
Materna y Ciencia Natural!

Nota de ecocidio.- Salvemos al páramo Paja
Blanca situado entre las poblaciones de Pupiales y Gualmatán, sur del dpto. de
Nariño. Observe, el lector, un breve testimonio fotográfico de la depredación
en
http://pagina10.com/index.php/regiones/item/10772-asi-se-destruye-un-parque-natural-en-narino#.VyTNw9ThBdg
4.V.16

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.