El arte de enseñar

Visión de mujer

Por Elsy Melo Maya

[email protected]

“La Educación es el arma más poderosa que puedes utilizar para cambiar el mundo” (Nelson Mandela) y son precisamente los maestros conjuntamente con los padres de familia, los llamados a realizar ésta tarea. Los padres son los primeros responsables de la crianza y formación de los hijos; al maestro le corresponde guiarlos en su proceso de aprendizaje, teniendo siempre claro que educar no es solo enseñar una carrera para vivir de ella, es adicionalmente, templar el alma para las dificultades de la vida.

El objetivo integral de la Política Educativa es mejorar la calidad de vida de la población, por ello concentra sus esfuerzos en aumentar la cobertura pero también en inducir los cambios necesarios en las practicas pedagógicas para que docentes, directivos, padres de familia y comunidad en general, confluyan para desarrollar en los niños y niñas, las habilidades en las diferentes materias y las competencias para construir ciudadanía y fortalecer la formación de sujetos activos de derechos.

Ser maestro es tener la capacidad y disponibilidad de dar lo mejor de sí a los alumnos, respetando su forma de ser y teniendo en cuenta que cada proceso de aprendizaje es diferente en cada uno de ellos; de ahí la importancia de saber manejar los temas de inclusión y educación diferencial y estar al nivel de las exigencias del medio y las constantes transformaciones en la forma de pensar y de actuar, sin que ello implique la pérdida de los valores, la ética y la moral.

A ellos les debemos nuestras primeras rayas y círculos, nuestras primeras palabras, sumas, y restas. Sembraron en nosotros ese interés por saber, por aprender, por querer experimentar;  con cariño y agrado podemos recordar aquellas horas en la aulas donde aún con tiza y borrador, nuestros maestros y maestras se esmeraban en transmitirnos todos sus conocimientos, resaltando cuan creativos y recursivos  eran, pues no se contaba como ahora, con la tecnología existente, que si bien facilita un poco las cosas, no los exime de seguir preparándose y por el contrario, cada vez la exigencia es mayor y requiere de constante actualización y dedicación, siendo además de una hermosa profesión, una vocación que debe ser valorada y reconocida, por su importancia en la formación de la familia y la sociedad. Felicitaciones a los Maestros

Mayo 20 de 2019

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *