El bazar de los idiotas

Jorge Hernán Peláez
Twitter: @jhpelaez
Tomado de www.larepublica.co

El reconocido escritor, político y periodista Gustavo Álvarez Gardeazábal publicó con la editorial Plaza & Janés en 1974 “El Bazar de los idiotas”. En 1983 fue llevada a la televisión, en una época en donde no había el servicio de “parabólicas”. Los actores principales fueron María Eugenia Dávila, Gustavo Angarita. Ana Cristina Botero y la libretista Martha Bossio logró llevar las líneas al guion televisivo.

El título de la novela me vino a la cabeza de inmediato cuando vi la instalación del nuevo congreso el miércoles pasado. Hay que recordar que algunas de las ideas que Gardeazábal plasmó en su novela se originaron desde la violencia política del siglo pasado en nuestro país. Aunque el texto se centra en el pequeño pueblo de Tuluá, los personajes y sus narrativas son una perfecta analogía de la polarización, violencia y excentricidades de nuestra política circense.

Este Congreso trae una nueva composición, una cantidad de partidos que deben si o si hacer alianzas y coaliciones entre ellos para lograr las mayorías que nadie tiene. Hay diversidad, integrantes primíparos, mucho colorido en una mezcla de partidos tradicionales, partidos nuevos y movimientos de garaje tan desconocidos que podrían ser casi clandestinos. La izquierda que logró ganar la presidencia y un número significativo de curules en Senado y Cámara, es la primera vez que deja de ser oposición y se convierte en establecimiento. Sin haber comenzado a gobernar, por las declaraciones y pocos nombramientos conocidos, ya se observa una alta curva de aprendizaje que deberán recorrer.

El 8 de agosto comienza esto de verdad. Se han mostrado cautelosos con las figuras elegidas, pero dentro de poco comenzará la canibalización natural e inevitable que se suele dar entre los que quedan en la foto y los que quedan por fuera. El senador Gustavo Bolívar se anticipó, y al mejor estilo de los personajes de las narconovelas que escribe, peló el cobre contra el nuevo presidente del Senado Roy Barreras. También destapó su verdadero personaje en redes sociales contra los que publicaron y cuestionaron sus declaraciones de renta. Cada día cobra más relevancia el video inicial del actor Bruno Díaz.

Fuego amigo dirán algunos, escenas del Bazar de los Idiotas digo yo. La novela tulueña está impregnada de escenas de doble moral y personajes que destilan vehemencia. Este Congreso parece haber actualizado la inspiradora idea de Gardeazabal a otro nivel. Veremos mucha vehemencia, pero también grosería, insultos, traición, ataques personales y declaraciones destempladas entre unos y otros idiotas. No se dan cuenta que miles de colombianos los tienen en un muy bajo nivel de aprobación.

Lo fácil es hacer oposición, lo difícil es tomar decisiones y administrar. En la nueva presidencia saben que es corta la luna de miel. Las metas son excesivamente agresivas. Recuerdo que así comenzó la presidencia Uribe, con ímpetu, como un ventarrón y en poco tiempo la votación del referendo lo aterrizó a la realidad. En el caso de la reforma tributaria que pretenden, mi pronóstico es de una cifra mucho menor a la mitad, si es que no se hunde, y con altas posibilidades de que el ministro Ocampo tire la toalla antes de Navidad. Veremos en el futuro quienes fueron los idiotas del bazar.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.