El perdón es la clave

Visión de mujer
Por Elsy Melo Maya
Al llevar a la práctica en nuestras
vidas los acuerdos que hemos descrito, cada vez podremos realizar más y de mejor
manera, los propósitos que pretendamos sacar adelante. Y para complementar este
estilo de vida, hay algo que es fundamental: el perdón
.

Debemos perdonar a quienes creemos
que nos han ofendido, no porque consideremos que se lo merezcan o no, sino
porque es más importante el amor por nosotros mismos
y en consecuencia es
preferible desechar aquellos sentimientos o emociones de rabia, odio, tristeza
o desengaño, cerrando así las heridas que nos pueden hacer mucho daño.
El perdón es la única manera para
sanarnos
. Podemos elegir perdonar porque queremos dejar de considerarnos las
víctimas o porque definitivamente sentimos la necesidad de dejar marchar el
resentimiento y poder declararnos libres de aquellos sentimientos negativos,
para seguir adelante sin esta clase de anclas que dañan y nos atan a un pasado
doloroso. Para empezar, es necesario que perdonemos a los seres que tenemos más
cerca: nuestros padres, hermanos, familiares y amigos. “Sabrás que has
perdonado a alguien cuando lo veas y ya no sientas ninguna reacción emocional.
Oirás el nombre de aquella persona y tampoco habrá reacción. Cuando alguien te
toca lo que antes era una herida y ya no sientes dolor, entonces sabes que
realmente has perdonado”.
Para la mayoría de las personas que
no se sienten capaces de perdonar, según la sabiduría Tolteca, el problema
reside en que pierden el control de sus emociones, cuando en realidad es el ser
humano el que debe controlarlas y no al contrario. Cuando se pierde el control,
decimos y sentimos cosas que no queremos decir y hacemos otras que tampoco
deseamos. Por este motivo, es muy importante que seamos capaces de aprender a
controlar nuestras emociones
, con el objetivo de tener el suficiente poder
personal para cambiar los viejos acuerdos que regían nuestra vida y escapemos
hacia una verdadera libertad personal y espiritual, que nos permita realizarnos
como una persona auténtica, segura de sí misma y dueña de sus propios actos y
sentimientos; alguien con la capacidad y el poder interior suficientes para
diseñar una forma de vida satisfactoria, que le permita vivir en sociedad pero
con un control absoluto sobre sus propios sentimientos y su comportamiento.
Diciembre 17 de 2018

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *