“Estudios sobre la vida de Bolívar”, la séptima edición de un libro polémico

Por J. Mauricio Chaves Bustos
Tomado de www.elespectador.com

De los libros prohibidos o condenados es quizá “Estudios sobre la vida de Bolívar” (1925) el que más anatemas ha recibido por parte de quienes siguen la oficialidad histórica, a tal punto que cuando apareció, un grupo de jóvenes bolivarianos manizaleños pidió que su autor fuese conducido a dicha ciudad para ser ahorcado en la plaza pública, al mejor estilo de las ordalías que ofrecía la Inquisición a quienes eran acusados de brujos o herejes.

Pero, ¿cuál fue el pecado del escritor nariñense en este libro? Nada más ni nada menos que hacer una tasación rigurosa sobre la vida y obra de Simón Bolívar, no puramente desde lo humano, como posteriormente lo novelaría García Márquez desde “El General en su laberinto”, sino desde lo odiosamente humano, es decir detenido en las fallas y en los errores que, sin justificar, exigía la guerra de las colonias contra la metrópoli española.

Su autor, José Rafael Sañudo, fue un importante intelectual pastuso (1872-1943), estudió derecho en su ciudad natal, sin togarse como abogado, sin embargo, dadas sus capacidades intelectuales, alcanzó a ser nombrado como primer rector de la Universidad de Nariño, fundada el mismo año de creación del departamento (1904), dignidad a la cual renunció, ya que consideraba que estos cargos le quitaban las horas que necesitaba para sus estudios, aceptando ser profesor en la facultad de Ingeniería, ya que era un hábil matemático, elogiado por el sabio Fortunato Pereira Gamba. En 1910 se funda el Centro de Historia de Pasto, hoy Academia Nariñense de Historia, ahí fue elegido Presidente, dignidad a la cual también desistió.

Fue juez y magistrado, además de historiador, novelista y filósofo. A él se debe la primera novela publicada en el actual departamento de Nariño, “La Expiación de una madre” (1894), así como “Filosofía del Derecho” (1928), elogiada, según palabras del historiador Justino Mejía y Mejía, por el célebre profesor italiano Giorgio del Vecchio, “Apuntes sobre la historia de Pasto” (1894 – 1897), donde relata la historia de la ciudad desde la Conquista hasta la llegada de los Borbones al poder hispánico. En 1917 publica “Otro panamismo, el tratado colombo – ecuatoriano”, ensayo donde refuta la cesión que el gobierno colombiano hiciera de parte del territorio nariñense al Ecuador, además de publicar varios opúsculos y ensayos de carácter social e histórico.

Quienes lo trataron, incluidos sus detractores, afirman que era una especie de Kant pastuso, parco en el vestir y en el hablar, de gustos monacales, y que jamás había salido de su comarca, pero conocía el mundo a través de los libros que formaban parte de una cuantiosa biblioteca. Germán Arciniegas dijo de él que “no era un autor, era un drama”, y Luis Eduardo Nieto Caballero -Lenc- afirma que “ninguna palabra calificaría tan bien al doctor José Rafael Sañudo como su propio apellido”.

El libro está dividido en 10 capítulos, que van desde la infancia de Bolívar hasta su muerte, retratando en todos ellos sus principales defectos así como las condiciones humanas en las que nadie antes se había detenido, bajándolo de esa manera del pedestal en que lo habían encumbrado historiadores y seguidores de éstos, tanto cultos como profanos, de tal manera que la traición a Miranda, sus permanentes huidas cuando la guerra le era contraria, el decreto de guerra a muerte contra todos los españoles que causó tanta desazón y tristeza en muchas familias americanas, el asesinato de Piar y de quienes parecían estar en contra de sus deseos, las falsificaciones que hace para lograr pasar de Pasto a Quito, sus deseos monárquicos y sus desfaces dictatoriales, los favoritismos a los venezolanos sobre los neogranadinos, las condenas a muerte de sus detractores, hasta su muerte en Santa Marta en casa de un español, “¡Justicia de Dios!”, según el propio autor, finalizando con un prólogo en donde afirma el origen afro de Bolívar, entonces algo impensable.

El sustento histórico-filosófico del libro está anclado en la teoría de la expiación, expuesta años atrás en su novela, en donde se lee: “Un crimen cuesta, trae ruina a los pueblos. Los pueblos caen por sus crímenes, dictado por Dios, el divino juez y recuerda, además, que si los padres pecaron, los hijos soportan sus inequidades”, explicando de esta manera cómo la vida de Bolívar tuvo consecuencias funestas para las repúblicas que pretendió liberar de los españoles.

La polémica, desde luego, se desató el mismo día de su publicación, inclusive algunos de sus coterráneos sacaron panfletos denunciando el exabrupto del historiador pastuso, no faltó el gobernador que declarara que el libro no representaba el sentir del pueblo nariñense; a nivel nacional, las páginas de los principales periódicos, como Mundo al Día o El Espectador, recogían las expresiones más de rechazo que de aprobación por la aparición del citado libro. Luis López de Mesa, Eduardo Rodríguez Piñeres, Sergio Elías Ortiz, entre muchos otros, iniciaron la defensa de Bolívar y el ataque a Sañudo, tildándolo de retrógrado, añoso, hirsuto, teólogo, entre muchos otros improperios.

La Sociedad Bolivariana de Colombia declaró al autor hijo indigno del país, seguida por las sociedades de Venezuela y Ecuador. De tal manera que por parte de particulares y de algunas administraciones, el libro fue recogido y escondido en oscuras bodegas, cuando no quemado para ser borrado de la faz de la tierra. Pese a todo ello, tanto detractores como seguidores del escritor pastuso reconocen la minuciosidad histórica con que el autor trata todos y cada uno de los puntos del libro, que en diez capítulos y un epílogo, hacen un retrato del Libertador nunca hecho por nadie hasta entonces, es decir mostrar la faceta humana, cargada de errores y de fallas, a tal punto que, como bien dijo Luis Eduardo Nieto Caballero, empleó un sistema que no lo resiste ni el mismo Cristo.

Durante muchos años hablar de Sañudo en academias era proscrito y se hacía en los corrillos bajo el auspicio del cuchicheo. A tal punto llegó la animadversión contra Sañudo, que en 1972, con ocasión del centenario de su nacimiento, al recién nombrado miembro de la Academia Colombiana de Historia, Vicente Pérez Silva, le fue vetada la intervención que trataba sobre el historiador nariñense, a tal punto que renunció a su investidura como miembro correspondiente, caso único en la historia colombiana. Y de cosecha más reciente, Evelio Rosero Diago, en su novela “La carroza de Bolívar” (2012) recoge la tesis expuesta en los “Estudios sobre la vida de Bolívar”, buscando con ello desmitificar la figura del Libertador; en la presentación de su novela en Pasto, que recibió el Premio Nacional de Novela del Ministerio de Cultura en 2014, debió sortear el madrazo que un energúmeno bolivariano le lanzó desde el escenario.

Fueron dos las ediciones que se hicieron en vida de Sañudo (1925 y 1931), quizá la más atrevida fue la segunda, la cual aparece con una advertencia del autor, firmada el 17 de diciembre de 1931, centenario de la muerte de Bolívar, en donde afirma que en lugar de encontrar razones que refuten las suyas, lo que ha recibido es insultos, reafirmándose en sus apropiaciones con nuevas lecturas de otros autores que han analizado la vida y obra del Libertador. Aparece una tercera edición en Pasto (1949), con igual contenido a las anteriores, cambiando únicamente el epígrafe de Luciano del griego al español. Luego de 26 años de ésta, aparece una edición de bolsillo de Bedout (1975), con prólogo de Luis Eduardo Nieto Caballero, titulado “Sañudo contra Bolívar” y en cuya presentación se maneja la tesis que el autor escribió este libelo en razón a que uno de sus antepasados fue una de las víctimas de los “matrimonios” que, atados por la espalda, fueron arrojados al Guáitara por orden de algún oficial del ejército patriota, además, al final trae una adenda de Eduardo Castillo, quien lo acusa de moralista, aunque reconoce la importancia del libro dentro de la historia nacional.

Veinte años después aparecen las 5ª y 6ª ediciones (1995-1996), publicadas por Planeta en la colección Lista Negra que, como el nombre lo indica, pertenece a aquellos libros malditos y prohibidos, censurados y perseguidos o condenados al olvido; la presentación del libro contiene el discurso vetado por la Academia de Historia y por el cual renunció a tal dignidad Vicente Pérez Silva, así como el escrito de Nieto Caballero.

Y aparece ahora, después de 25 años, una 7ª edición, con el título coloquial conque se conoce la obra: “El Bolívar de Sañudo. Estudios sobre la vida de Bolívar”, publicada en Pasto por la Fundación Melchor Inca de Salazar, bajo la dirección de Isidoro Medina Patiño, siendo el primer número de la Colección Autores Clásicos de Nariño. Sale, sin duda alguna, en momentos álgidos para el país, en que se están revalorando los símbolos y los mitos fundacionales de una supuesta patria, no sobra recordar que el 1 de mayo de este año fue derribada en Pasto la estatua de Nariño en el parque que lleva su nombre.

Esta séptima edición llena un vacío, sobre todo porque muchos de quienes toman actitudes de mesnada crecieron sin conocer la asignatura de historia, y desconociéndola, que de todas formas era la oficial, carecen también de los elementos esenciales para hacer crítica sobre la misma, de tal manera que, como diría Rafael Gutiérrez Girardot, saben la historia de oídas, reafirmando lo escrito por Nieto Caballero sobre Sañudo: “Son muchas las gentes de su ciudad natal que no lo conocen. Pero todos lo admiran”. Casi 100 años después de la primera edición, es necesaria una relectura detenida y crítica sobre este libro que si bien muestra a un Bolívar humano demasiado humano, también permite comprender la necesidad de abarcar las diferentes visiones que se tienen sobre los procesos históricos que van marcando a nuestras sociedades.

Nota original:

https://www.elespectador.com/el-magazin-cultural/estudios-sobre-la-vida-de-bolivar-la-septima-edicion-de-un-libro-polemico/?fbclid=IwAR3m5nv1-j36HC4LBlp8H_b5bZyZUJRx3-MD1e-KpRa11cAH2llPTR9nxlI

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.