A ver, lo pongo al día

Manzanas verdes
Espacio por la
convivencia y la Cultura Ciudadana
Por: Lucciano
Leyendo la
columna “Sandoná la capital panelera de Colombia” escrita por Jorge Enrique
Tello Chávez fechada mayo 9 2018 Santiago de Cali, y en aras de que todos
quienes amamos y nos sentimos orgullosos de nuestra tierra en verdad
reconozcamos nuestros verdaderos talentos y potencialidades, me atrevo a
exponer desde la otra orilla mi visión muy particular y subjetiva
que al igual
de honrosa y orgullosa a la del columnista en mención, suena más aterrizada y
crítica como debe ser.

Para empezar,
el verdadero potencial para vender nuestro municipio como destino turístico
está en el campo y sin dejar a un lado ese inmenso aporte que hace el sector
panelero, es “el café de Sandoná” el que muestra nuestra tierra como un
referente no sólo a nivel nacional sino que es nuestro producto insigne y
bandera en latitudes tan inimaginables que el día que lo conozcamos vamos a
querer sembrar café hasta en la orilla del Guaitara.
El nombre
poético y que me gusta mucho ”Flor de la lejana Montaña” en realidad es una
versión bonita y por fortuna hace parte de las otras que existen sobre su verdadero
origen, significado y procedencia eso convierte a nuestro pueblo y en especial
su nombre para ser motivo de  estudio, investigación y ejercicio con el fin de
recorrer y ahondar en la hermosa y rica historia de su verdadero origen
.
Nuestro templo
precisar si es “gótico o Neogótico” la verdad puede ser muy relevante si se
trata de un estudio profundo y pleno sobre arquitectura, lo cierto es que está
ahí, expuesto y desprotegido, lugar donde reposan los más terribles y
nauseabundos olores “miado, carente de espacio adecuado y libre para su
contemplación
, pues las motos a su infernal y estrepitoso paso, impiden que la
mirada de propios y extraños se extasíe y se maravillen con su grandiosa
belleza.
Se suma a esto y
con mucha expectativa la gran mole que contrastará sin lugar a dudas, con el
sentido estético del templo (vaya uno a saber), ni que decir de esa” mayoría fe católica” cada dos cuadras la competencia de iglesias de
garaje compiten y pululan por reclutar incautos.
La capilla de
Las Lajas con su vista al majestuoso cañón del Guaitara sencillamente bella.
Las
instituciones educativas, ceñidas al margen de un sistema educativo nacional
que obedece rigurosamente sin salirse de la raya al concepto netamente
académico, que por fortuna ha posicionado a nuestro Santo Tomás como uno de los
más importantes
.
Los ríos y
balnearios afectados ambos, el primero por el descomunal e inconsciente impacto
ecológico causado por diferentes factores, que van desde el vertedero
irresponsable de aguas negras hasta el inadecuado e incipiente proyecto de
espacio recreativo y turístico
, donde su potencial está subvalorado. 
El segundo
afectado, los balnearios a quienes se les impone todo tipo de restricciones
castrando la posibilidad de desarrollo turístico recreacional para el
municipio, pero sí se permite el establecimiento de juegos incontrolados, “donde
está la bolita, apuestas, dados y demás maneras de entretención ficticia” en
donde mucha gente acude en busca de “ganancias fáciles” por obra del azar
, en
especial jóvenes y  campesinos que bien
sabido  dejan muchas veces la platica del
mercado.
La chorrera
sería imponente si sus aguas que no son tan cristalinas, bajaran con la fuerza
y poder que le usurparon hace ya muchos años y subir y contemplar el bello
paisaje: si siempre y cuando se aprovechara el gran
potencial de ese sector tradicional llamado Belén
.
Como ya dije el
principal producto debe ser el café sin dejar de pensar que nuestro potencial
“Panelero” (somos productores de caña panelera no de azúcar) está también
desaprovechado, toda vez que esas tremendas empresas están subvaloradas por
falta de una verdadera oferta y política pública turística, otro gallo cantaría
si muchas de ellas se erigiesen como centros recreativos
, experimentales y de
diversidad gastronómica, eso sí que sería fabuloso.
Los sombreros “
pura paja” con marca Made in China en sus etiquetas, invitan a reflexionar en
este “Realismo Mágico” que vivimos, pienso yo que se debería institucionalizar el uso del sombrero (guardando las proporciones, no es que quiera ver a todos
ensombrerados ni más faltaba), pero como
estrategia comercial para posicionar nuestro municipio como destino turístico y
referente artesanal, lucir con orgullo en todo evento oficial quienes
representan las banderas administrativas en actos culturales y públicos sería
la mejor manera de fortalecer y promocionar nuestro turismo artesanal y de paso
 darle no solo el crédito sino el
reconocimiento a la dignidad de las campesinas tejedoras. Lucirlo siempre en
espacios, encuentros, y eventos institucionales, donde la vitrina a flor de
piel en los diferentes ámbitos nacionales, departamentales e internacionales le
aportarían a este renglón tan importante no sólo de la ”mala economía” sino
también a la identidad y riqueza cultural.
Las instituciones que yo recuerde no han hecho
mayor cosa por crear “La cátedra del Tejido”
para que desde la institucionalidad
educativa el tejido de paja y las connotaciones culturales y sociales que de
ella se derivan ayuden y reafirmen ese valor inmaterial e identidad, pues es
también su responsabilidad social la que los debería y  correspondería motivar a hacerlo.
Al hablar de connotaciones que se derivan del “tejido” como actividad y fuente potencial de empleo, no sólo hablamos del
negocio y posibilidades económicas que de él se devenga, sino también el
inmenso arraigo cultural que cada día parece extinguirse en el mercado global
del consumismo
, esta manera de concebir el concepto “tejer” es razón suficiente
para que esta grandiosa bondad que Dios nos regaló, sea digna de mantener,
preservar y fortalecer.
Menos mal las calles son las aulas que nos
recuerdan su valor cultural  arraigo y
memoria, sus andenes nos marcan el
trasegar furtivo de hombres y mujeres
que han llevado el nombre de nuestro terruño a desfilar pasarelas y alfombras y
lucir sencillas y célebres cabezas unas más dignas que otras, desde el arriero
hasta la reina, desde la campesina hasta primeras damas
, todos luciendo a su
manera ese valor insigne que nos identifica.
Otro sería
nuestro destino el día que valoremos y reconozcamos el tejido como patrimonio y
arraigo
igual al de nuestros sueños y anhelos que a diario tejemos.
No quiero
callar sobre la injusta, ingrata e irónica realidad que sienten y viven quienes
día a día tejen los sueños en cada fibra y hebra que entrecruzan y ver que el
crédito total en las grandes pasarelas se lo llevan quienes se lucran del
sacrificado y devaluado trabajo de estas campesinas
y no ellas como las verdaderas
protagonistas de este legado.
Hablar de la choriza, dueña de la encantadora y provocadora fragancia y/o aroma propias solo
de nuestra choriza Sandoneña, es hablar también del valor cultural y
gastronómico, es despertar los sentidos gustativos y de provocación es creer
que aquí no sólo el paisaje invita a volver, aquí nuestras cocinas y matronas
son el otro patrimonio y valor que deberían tener también su espacio, un
corredor turístico capaz de arrebatarle a la perversa y masiva anticultura hamburguesera

y que los plátanos morados de huerta fácilmente destronen a las “francesas” mal
llamadas “papas”, el ají picante o de maní a las “salsas” y las hojas de plátano
al maldito plástico “Indeshechable”.
El estadio
Cañaveral donde han pasado verdaderas glorias y potenciales deportistas a
través de los años, no deja de ser “un gramado para jugar partidos”, lejos de
ser testigo de procesos formativos en esa disciplina llamada futbol
, no existe
un horizonte en donde el deporte a nivel de proyección y de competitividad le
apunte.
Los
“Petroglifos del Maestro Orlando” yo le llamo “La obra Pétrea” del maestro
Orlando digna de reflexión y análisis: dureza, fuerza y poder, mano, cincel y
martillo, sensibilidad y fragilidad del artista, del hombre, pasión y dolor en
cada trazo, en cada surco, creación y pasión, soledad, refugio, testigos mudos
y fríos en este trasegar furtivo de nuestras vidas. 
Esta ha sido
pues mi visión de lo que nuestra capital panelera, cafetera, artesanal,
fiestera y bacana tierra tiene para ofrecer
.
Villa del
Rosario Mayo 2018
Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *