Hace dos años falleció el poeta Jaime Arcos Izquierdo

Jaime Arcos Izquierdo (QEPD)
El lunes 19 de noviembre de 2012 a las 11 y 5
minutos de la mañana falleció el poeta Jaime Arcos Izquierdo
en un centro de
salud especializado de la ciudad de Cali.

“Jaimito” o “Ñatico” como era
conocido por la comunidad sandoneña, estudió ingeniería química en la
universidad del Valle y posteriormente en esta misma institución literatura,
carrera en la cual realizó un intercambio con un estudiante de Argentina razón
por la cual durante seis meses permaneció en Buenos Aires, la capital de Argentina
.
Su corta vida la dedicó a la cultura y
especialmente a la literatura y a la música por la cual hizo parte del grupo
Aimuray (actualmente Fundación Camaleón), que organizó la primera peña cultural Ximena Erazo Parra
y durante varios años acompañó en la organización y participó en en este evento cultural.

Así mismo hizo parte del grupo Los Goonies al
lado de una cantidad de jóvenes sandoneños inquietos por la cultura que cada
año realizaban presentaciones especiales en los carnavales, recordándose
especialmente una comparsa denominada “Estadio Cochaveral”
, una crítica al
estado de la cancha del estadio Cañaveral, de aquella época.

A dos años de su partida hacia la eternidad recordamos a “Jaimito” con uno de sus poemas.


Los Nosotros
Uno tiene el derecho de fumar un cigarrillo
en la sensata opción de la contemplación
De repente en dos segundo esquizofrénicos
te exprimen la ciudad en los ojos,
los hombres y sus fechas
de vencimiento impostergables
se acidifican brutalmente,
caen sus bullas encadenadas y sus autos
“travestis”
atraviesan la soledad,
la condenan con escupitajos de estridencia a
rituales vacíos
la trizan en mil des-asombros.
Los nosotros, es decir la concupiscencia
poética e irremediable
encarnamos la ciudad como una desesperación
como un virus pavimentado de vida,
jugamos armotodo con sus fichas desprendidas a
disgusto de la razón,
y somos felices en la medida que nuestro
teatro nos lo permite.
Los nosotros somos una definición con puntos
suspensivos
porque estamos suspendidos
en los puntos de la alucinación indefinible,
llovemos con el semáforo en gris y lado del
alma
cruzamos, saludamos a los fantasmas
con las cejas abismadas de lágrimas,
nos emociona nada más lo que no sucede
para no asistir a sus exequias
de presente y luego de recuerdo,
no excluimos la posibilidad de embriagarnos
hasta excomulgar
los asentamientos de todo método, y nos
soltamos así,
a poetizar borrachos y clandestinos,
amamos el amanecer desde el parque, el que el
resto olvida por dormir
o por el polvito de las seis
o por el nudo de la corbata,
aunque nos venderíamos
ineluctablemente por el segundo.
Los nosotros lloriqueamos por la perversión
del ser,
y en cambio celebramos la de la carne,
sentimos como animales,
nos extraviamos en las desnudeses francas
(valga la redundancia), en la sabiduría de un
jadeo o el rostro
más atormentado del silencio, en los
café-cementerio-club,
somos arcángeles
destituidos de un cielo metódico
y abdicado de lo arcano,
pero arcángeles, y buscamos la salvación
en el acto sexual de la vida y el poema,

es decir estamos condenados.

Y con el poema “Sin Título” de su propia autoría, musicalizado e interpretado por Mario Rodríguez Saavedra.

Noticias relacionadas:

Falleció Jaime Arcos Izquierdo, joven universitario sandoneño


Tributo artístico al poeta Jaime Arcos Izquierdo (QEPD) se realizó este sábado

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *