Hasta pronto Mario

Por: Sofonías Rodríguez Montezuma
Vivimos
y estamos para

morir y resucitar
– Ese es el verdadero sentido en la vida de todo cristiano.
El mismo Dios que lo creó para que haga bien a la humanidad, hoy lo llama porque ya ha cumplido su misión aquí en la tierra y
por su grandiosa obra le ha entregado el premio de la gloria eterna. Y nosotros decimos con  profunda humildad, que sea la santa voluntad del que todo lo puede.
Bendito el Señor.
Cuando toda su familia, sus
amigos vecinos y compañeros, ni siquiera se nos había pasado por la imaginación,
nuestro hermano Mario Hernando Ojeda, se nos anticipa en ese camino sin retorno. Nos duele su partida porque el vacío
que deja sobre todo en el medio radial, será imposible de llenarlo, pero nos
reconforta a la vez, el testimonio de haber sido testigos de que este querido
comunicador bendecido en todo momento por Dios, deja como legado su enseñanza
plasmada en los valores, como el respeto, la cordialidad y ese don de gentes
que siempre lo caracterizó.
Quienes lo conocimos desde su niñez
y en su juventud por haber sido el nuestro alumno, podemos afirmar con toda
seguridad que con esas capacidades que Dios le regaló, desde escuelero comenzó
a demostrar con admirable habilidad múltiples maneras de hacerse sentir como:
animador, imitador, comediante y contador de chistes con su grupo de amigos.
Eso indudablemente le fue abriendo camino hasta convertirse en un personaje
simpático, querido por todos, era quizá atreviéndonos a graficarlo, un artista
de la radio
.
Fue siempre como el reloj despertador
para la gente del campo
que en medio de la música y los alegres y ocurrentes
mensajes, Mario transmitía con  un
particular y agradable estilo que jamás se podrá reemplazar. Se fue en la
gracia del Señor y agradeciendo a todos sus familiares, amigos y paisanos por
haberle permitido llegar con su sonora voz más que al dial a sus corazones.
Hoy queremos primero darle
gracias a Dios por haberle concedido vivir sesenta y cinco años de los cuales
dedicó gran parte de su vida a la radio
y a la animación. Fue también Contralor, Inspector de Policía y Promotor de
Acción Comunal, pero sobre todo un incomparable amigo y compañero.
Nosotros  igualmente le decimos Gracias Mario Hernando
por  haber sido parte de nuestra vida
cotidiana
. Por haberle llevado a los oyentes de todos los rincones esas  frases que ante todo eran enseñanzas y por
haber querido tanto a este pueblo cálido y dulce, su tierra natal para la que
siempre buscó y encontró los más inspirados calificativos. Hasta pronto Mario
Hernando!!
En fin gracias por todo Mario.-
Descanse en Paz y disfrute de su premio eterno.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *