Historia del “Grito de Ánimas”

El “Grito de Ánimas”, la costumbre de pedir oraciones por los difuntos, que se celebra por las veredas del corregimiento del Ingenio, municipio de Sandoná, tiene más de 100 años de tradición.

El iniciador del ritual fue el señor Rosendo Ortega, al comenzar el Siglo XX, relata el señor Jorge Delgado Zamudio, sin embargo no conoció de dónde trajo esta costumbre.

La costumbre la continuó el señor José Delgado, padre de don Jorge, quien le contó algunas historias de la devoción. Don José iniciaba el recorrido en el cementerio de El Ingenio, ubicado a unos 100 metros del templo del Sagrado Corazón de Jesús, lugar a donde iba a sacar las ánimas para que lo acompañen en todo el recorrido.

Tres Padrenuestros y tres Avemarías en alivio y descanso de las benditas ánimas del Purgatorio, por el amor de Diossssss, señoresssss”, era el grito que realizaba don José en los lugares estratégicos de las veredas de El Ingenio, empezando por la vereda Alto Ingenio, la que está más próxima al volcán Galeras y terminando en el cementerio, lugar al cual regresaban las ánimas.

Don José, realizó este ritual todos los primeros de noviembre en la noche durante unos 10 o 15 años solo, y luego lo acompañó el señor Calixto Zamudio.

Al fallecer don José, don Calixto invitó a los hermanos Marquelio y Felipe Vallejos y a la muerte del señor Zamudio ingresó don Jorge, siguiendo la tradición de su padre.

Don Marquelio heredó la costumbre a sus hijos Marcos y Jesús y don Felipe a su nieto Carlos. Durante los últimos años se han vinculado Moisés Enríquez, Gerardo Solarte, los hermanos Navarro, Giraldo y Jesús y los integrantes más jóvenes de la familia Vallejos.

Entrevista al señor Jorge Delgado Zamudio:


Al principio los devotos pedían por las ánimas y en los años recientes piden oraciones por las almas del Purgatorio y de igual manera piden rezar cinco Padrenuestros y cinco Avemarías.

El ritual se mantiene igual, los “animeros”, como se llaman los devotos de las almas del purgatorio, inician el recorrido en el cementerio, y luego se dirigen a la vereda Alto Ingenio y en la capilla de este lugar “doblan” las campanas para comenzar el rezo comunitario y luego de pedir oraciones por todas las veredas terminan nuevamente en el cementerio.

El “Grito de Ánimas” de El Ingenio, es una tradición única en el departamento de Nariño, en las vísperas de la celebración del día de los difuntos.

Ubicación del cementerio de El Ingenio:

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *