INEM: cincuenta años

El despertador del sur
Por: Jorge Arturo Bravo
[email protected]

Al hacernos partícipes de la celebración de las “Bodas de Oro” de la IEM Luis Delfín Insuasty Rodríguez, conocido familiarmente como Inem de Pasto, así sea póstumo para unos, qué oportuno aprovechar estas páginas para exaltar la labor educativa realizada por quienes componen la comunidad educativa, especialmente directivos docentes y docentes, para ellos debe ser motivo de inmensa satisfacción llegar a este cincuentenario manteniendo a la institución en los sitiales de honor.

Qué bueno recordar y resaltar la importancia y el papel trascendental que en su momento jugaron para hacer realidad la existencia de esta benemérita institución que hoy orgullosamente lleva el nombre del quizá más grande pedagogo nariñense Luis Delfín Insuasty Rodríguez, el ideólogo y gestor de los Inem, por eso es llamado y con justa razón “El Padre de los Inem en Colombia”.

Cómo no recordar a José Artemio Mendoza Carvajal su primer rector, quien con sus maestros, supo sentar las sólidas y profundas bases de lo que es hoy esta benemérita institución, sin embargo se afirma y estamos de acuerdo, que lo más importante, digno de imitar, es saber mantenerse en el pedestal de honor donde lo dejaron sus fundadores pues así lo hizo con lujo de detalles su segundo rector, Alfredo Paz Meneses quien brillando con luz propia, por su profesionalismo, por su liderazgo y por su don de gentes, durante veinticinco años, y en medio de grandes vicisitudes, la llevó a su “Edad de Oro”.

Mayor compromiso fue el que debieron asumir los sucesores de estos dos grandes maestros y pedagogos, verdaderos Adalides de la educación nariñense, como Armando Casabón quien supo mantener el prestigio de la institución; después llega a la rectoría otro grande de la educación nariñense, un verdadero líder, un visionario, un reformador, el gran continuador del legado de Luis Delfín Insuasty, Jaime Guerrero Vinueza quien por sus conocimientos y profesionalismo, la vemos hoy encumbrada en el pedestal de las mejores de Nariño y todo el país en su modelo diversificado; a él debemos que hoy lleve orgullosamente el nombre de Luis Delfín Insuasty, inmortalizando así su nombre de su legado.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.