Intervención del ICBF en los 17 casos de niños y adolescentes lesionados con pólvora en Nariño

Al finalizar el periodo de vigilancia epidemiológica intensificado por lesiones producidas por el uso de pólvora en el departamento de Nariño, entre el 1 de diciembre de 2019 y el 12 de enero de 2020, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF, ha intervenido en los 17 casos de niños y adolescentes víctimas de quemaduras, daños oculares y amputaciones en los municipios de Consacá. Pasto, San Lorenzo, El Peñol, La Unión, Ipiales, Pupiales, Cumbitara, Tumaco, Barbacoas y Túquerres.

En Pasto ocurrieron 4 casos, así mismo en Tumaco, con el mismo número de víctimas, habiendo sucedido un caso en cada uno de los municipios de Consacá, San Lorenzo, El Peñol, La Unión, Ipiales, Pupiales, Cumbitara, Túquerres y Barbacoas.

De acuerdo con el ciclo de vida hubo un caso de un niño de 2 años de edad, un caso de un niño de 4 años de edad, dos casos de niños de 8 años de edad, un caso de un niño de 10 años de edad, cuatro casos de niños de 11 años de edad, un caso de un adolescente de 12 años de edad, tres casos de adolescentes de 14 años de edad, un caso de un adolescente de 15 años de edad, un caso de un adolescente de 16 años de edad y dos casos de adolescentes de 17 años de edad. Dos casos de víctimas están en la primera infancia, siete casos corresponden a la Niñez y ocho casos corresponden a la adolescencia.

Las lesiones por quemadura corresponden a 12 casos, un caso de afectación ocular y en cuatro ocasiones fue inevitable la amputación de algunas falanges de las manos de los niños y adolescentes victimas del uso de pólvora.

En tres casos la intervención está a cargo de las Comisarías de Familia y en 14 casos está bajo la responsabilidad institucional de las Defensorías de Familia de los Centros Zonales del ICBF en Pasto, Ipiales, Tuquerres, Tumaco y Barbacoas.

El Director del ICBF Regional Nariño, Luis Carlos España Patiño, garantiza que se hará por parte de la Defensorías de Familia el proceso de restablecimiento de derechos en cada caso y se aplicarán las amonestaciones pedagógicas y sanciones legales que sean necesarias, según como haya ocurido cada situación, con el propósito de asegurar que los niños y adolescentes víctimas de lesiones con pólvora sean reparados en su salud integral, como también para garantizar que nunca más vuelvan a sufrir quemaduras, amputaciones o cualquier otra clase de lesiones producidas por el uso de pólvora.

Que nos cuiden y acompañen nuestros compromisos por hacer lo que mejor podamos en beneficio de nuestros niños, niñas y adolescentes, guaguas, guambras y warmis andinos.

Fuente: ICBF

(Visited 89 times, 1 visits today)