Jóvenes piden paz

Foto: las2orillas.co
Tomado de
www.las2orillas.co

En una
multitudinaria marcha de silencio y de velas encendidas los jóvenes piden paz. Ya no hay rabia
ni indignación, ahora solo hay flores, banderas blancas, banderas LGTBI y de
Colombia
. Por primera vez la séptima en hora pico está en paz

Un hombre vende
banderas de Colombia a 20 mil pesos. Aclara que es bueno comprarlas porque hoy más
de 10 mil personas marchan por la paz y mañana juega la selección. Matar dos
pájaros de un solo tiro. Frente a la Santamaria la multitud espera como un
pulpo dormido. Casi nadie sabe que Santos ha confirmado que la paz se ha
aplazado indefinidamente
. El sol da sus últimos estertores. No va a llover.
Las voces de
los universitarios bogotanos se hacen sentir antes de que empiece la marcha. Es
como un coro ensayando antes de un concierto. Se regalan flores y abrazos. Un
anciano es el único en recordar que hace 70 años Jorge Eliecer Gaitán hizo una
marcha del silencio y antorchas, una invención que se la había copiado a las
marchas fascistas de Mussolini en Roma, ciudad en donde estudio derecho
. Los
gritos se convierten en las mismas arengas de siempre. El golpetazo de haber
perdido el domingo aún se siente. Nadie luce emocionado. Todos están
indignados. Pedro González ha venido desde Nueva Venecia, Magdalena Medio, dos
días de camino. Vino porque quiere que las noches estrelladas vuelvan a ser
tranquilas como antes de haber sentido las esquirlas de la guerra.
Foto: las2orillas.co

Jesús Abad
Colorado ha venido desde Medellín. Aunque allá también está programada una
marcha no quería perderse la más multitudinaria de todas. Su cámara, que ha
reflejado el horror en los campos, ahora eterniza la indignación de los jóvenes
del país que le suplican a Uribe y a Santos parar la guerra
. Todos empiezan a
alistarse. La marcha va a comenzar.

En el centro de
la multitud detenida se encienden las velas y oran en silencio. A medida que
las llamas se encienden la gente se va callando
. El diálogo va por dentro. La
procesión por fuera. Lloran en silencio, con los ojos cerrados. Ya no hay rabia
ni indignación. Ahora solo hay flores, velas, banderas blancas, LGTBI y de
Colombia. Por primera vez las séptima en hora pico ha quedado en paz. El
silencio se interrumpe con el himno nacional que espontáneamente empiezan a
cantar.

Son las siete y
la plaza se llenó. Aún hay gente saliendo del Planetario. El viento ondea las
banderas blancas pero no apagan las velas. La esperanza sigue viva
.

Nota original:

http://www.las2orillas.co/una-multitudinaria-marcha-silencio-velas-encendidas-los-jovenes-piden-paz/

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *