La corrupción

Visión de mujer

Por Elsy Melo Maya
Este es un tema de continua
discusión y actualidad, por los casos que día a día se descubren en todos los
ámbitos y niveles del orden municipal, departamental y nacional, al punto de
que existen serios estudios que analizan hasta qué punto la corrupción hace
parte de nuestra cultura cotidiana
.

Aunque todos en determinado momento
hemos tocado el tema, acusando, opinando y/o criticando sobre los diferentes
sucesos, es importante que tengamos claro su significado y sus efectos. Una
experta en temas de Corrupción y Transparencia, manifiesta que la corrupción se
define como como el abuso de un poder otorgado, el cual puede ser público o
privado, para el beneficio privado
. Adicionalmente, este abuso de poder implica
deshonestidad, clandestinidad y la ganancia de unos pocos en detrimento de
muchos. 

En Colombia como en muchos otros países y sociedades, la corrupción impacta
a distintas esferas de nuestra sociedad; Al respecto señala ”que uno de los
hallazgos realizados por los tomos publicados identificó que, según el análisis
de prensa, son la corrupción en la contratación, en la justicia, peculado,
corrupción electoral, en el sector privado y clientelismo, las modalidades de
corrupción que más afectan a los ciudadanos en Colombia, pero, según las sanciones,
son el soborno, la apropiación de bienes públicos, la extorsión y el nepotismo.
No obstante, la investigadora recalca que la corrupción electoral tiene los
efectos más profundos porque desvía la voluntad popular y afecta la
democracia
.”

Establece además sus efectos reales,
los mismos que muchos prefieren ignorar a cambio de un beneficio personal.
Estos son los costos sobre el desarrollo y la eficiencia económica, costos
sociales sobre la entrega y calidad de bienes y servicios públicos
, el acceso
igualitario al Estado, la pobreza y la equidad, la confianza en los demás;
costos políticos sobre la legitimidad del Estado y la democracia y en fin,
costos sobre la calidad de la vida misma. Temas para reflexionar, sobre todo en
este año electoral donde se eligen mandatarios locales, departamentales y
corporaciones públicas del mismo orden.
En consecuencia, si bien hay quienes
afirman que el sistema los hace corruptos, lo cierto es que la corrupción debe
ser combatida por el estado para lograr una mejor gobernanza, pero también por
los ciudadanos
; es la sociedad la que debe cambiar estos comportamientos
permisivos y reducir la tolerancia a los corruptos, beneficiando así el destino
de las mismas comunidades.
Febrero 18 de 2019

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *