‘La oportunidad’ para la salud…

Por: Iván Antonio Jurado Cortés
Colombia no puede concentrarse en la
metodología capitalista tal como lo hacen otros países del planeta, ya que el
75% de su población no supera la línea de pobreza, ni tiene la proyección de
realizarlo a corto o mediano plazo
; por el contrario todo apunta a ahondar la
crisis social y económica, debido a la soberbia y egoísmo de unos pocos
capitalistas criollos acolitados por financistas extranjeros en insistir que,
la inclusión de parámetros técnicos en pro de convertir al hombre en una
máquina de fabricar ‘plata’ por encima de la dignidad y la ética es la mejor
herramienta para consolidar un ‘progreso’ social.

Han pasado más de veinte años desde que se
aplicó la Constitución de 1991, que fue producto de una necesidad comunitaria
que por décadas venia clamando igualdad y justicia social, especialmente en
inclusión
. Este proyecto político revivió la esperanza de millones de
compatriotas sometidos a directrices gubernamentales basadas en una arcaica
legislación conservadora y discriminatoria. Sin embargo, con el paso del tiempo
todo fue transformándose en mera ilusión óptica e inalcanzable para el
colombiano de a pie. Hoy observamos que la mencionada carta magna ha perdido su
esencia fundamental, gracias a la intromisión capitalista en la mayoría de
articulados.
Hoy en día se habla de la crisis en el sector
salud, uno de los derechos fundamentales que cualquier nacional debe gozar
. No
se puede desconocer que antes de la creación de la famosa Ley 100 de 1993, ya
existía el problema de sostenibilidad financiera en varios centros
hospitalarios del país, todo como consecuencia del alto nivel de corrupción y
abandono estatal. Después de 19 años de haber entrado en vigencia esta
mercenaria Ley, solo se concluye que fue maquiavélicamente engendrada para
beneficiar el bolsillo de vividores del erario público, personas inescrupulosas
preparadas técnicamente con el objeto de hipnotizar a las masas populares a
favor del capital. Desde el inicio siempre pensaron que uno de los negocios más
lucrativos era la salud.
La aparición de las EPSs particulares es el
reflejo de las intenciones mercantiles, afectando drásticamente el derecho a
una vida saludable y por ende marchitando la esperanza de vida a miles de
colombianos que a diario son víctimas de este sanguinario acto terrorista,
negociando un bien inalienable del ser humano. Sin lugar a dudas que este ha
sido una de las acciones genocidas más absurdas de la historia social. El peor
error del Estado fue haber delegado la administración de la salud a personas
particulares
, donde lo único que los mueve es el signo pesos, pasando por
encima de las dolencias ajenas. Uno de los casos más sobresalientes en todo
este doloroso episodio de la salud fue la quiebra del Seguro Social, dejando a
la deriva a millones de ciudadanos que miraban en esta entidad estatal un
mínimo alivio.
Ahora vuelve y juega el tema de la reforma al
sistema de salud, y cada vez es con mayor auge la exigencia de una mejor y
oportuna atención. Todo el personal médico y operativo de los hospitales y
clínicas manifiesta la necesidad de combatir estructuralmente esta compleja
problemática. En la última Asamblea de la Federación Médica Colombiana llevada
a cabo en la ciudad de Cúcuta, el presidente de esta importante organización
conjuntamente con los 21 presidentes de los colegios médicos departamentales
fueron enfáticos en manifestar que el actual esquema de salud adolece de fallas
estructurales y de procedimiento
; que la federación en pleno es partidaria de
la eliminación de intermediarios financieros con ánimo de lucro, de la creación
de un nuevo sistema de salud y de la implementación de una estrategia de
atención primaria.
Y es que los nefastos resultados están a la
vista; resumiendo que el 95% de los hospitales nacionales presentan déficit
fiscal profundo
, siendo la principal causa el no pago oportuno de las EPSs
contratadas o mejor dicho las empoderadas de cada institución estatal. Las
estadísticas muestran que al menos cinco hospitales se cierran diariamente,
todos como consecuencia de los crecientes endeudamientos.
Lo preocupante de toda esta historia es el
sistema político impuesto en el país del “Corazón de Jesús”, con un enfoque
capitalista donde la prioridad es el factor dinero por encima del sentir común
de la población
. El gobierno ha expresado la urgente necesidad de corregir esta
situación, pero en ningún momento ha pensado en presentar una propuesta de
fondo, solo se limita a la liquidación de muchas EPSs a cambio del
fortalecimiento de otras, especialmente las que presentan solvencia económica.
Con lo anterior solo se prolongará la agonía
de una sociedad enferma, consecuencia de un sistema de salud desequilibrado,
injusto y ausente de una metodología de promoción y prevención más que de cura
.
La urgencia ha tocado fondo, y es en este momento donde se debe proponer y
apoyar una solución definitiva a esta crisis endémica que por años ha venido
cobrando millones de vidas.
Domingo, septiembre 09 de 2012

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital. 

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *