La radio colombiana

El despertador del sur
Por: Jorge Arturo Bravo
[email protected]

Considero interesante ocupar estas páginas para referirme brevemente, a la importancia que tiene la radio para todos los pueblos del mundo y de sus gentes, ahora que estamos cumpliendo los primeros 10 años desde que los Estados Miembros de las Naciones Unidas, escogieron el 13 de febrero de 2011 para celebrar el Día Mundial de la Radio; oportuno entonces resaltar a quienes a través de la historia han hecho grande la radio y “jalonado” la rueda del desarrollo material, intelectual y cultural de los pueblos.


La radio que nació por allá en septiembre de 1929 para el caso de Colombia y en 1939 para Pasto, nuestra Gran Capital, ha sido sin lugar a dudas la mejor compañía para citadinos y campesinos, sin discriminación alguna, y qué mejor si contamos con esa radio que no solo educada, sino que también enseña, entretiene y recrea, y lo más importante, nos mantiene informados del diario acontecer de los pueblo he ahí la importancia de la radio mundial, de la radio colombiana, de la radio nariñense.

Y al hablar de la importancia de la radio es justiciero reconocer el papel trascendental que juegan esos hombres y esas mujeres, que delante de un micrófono o de detrás de él, los ingenieros de sonido, los controles en las torres repetidoras, son quienes hacen posible que la radio sea la mejor compañía durante las 24 hora del día, en los momentos más felices y también en los momentos más difíciles como los que hoy estamos viviendo en el mundo entero, en estos tiempos de pandemia.


Pero es necesario que nuestra radio en muchos casos sea más crítica, más fustigante, más inconforme, más investigativa, pues hay casos que perece que hacemos una radio conformista, una radio sometida y obediente a los intereses del oficialismo, parecemos simples informantes y lectores de los boletines de prensa de los estamentos de gobierno civil y militar, y es aquí donde perdemos la verdadera esencia de la radio, pero no obstante, con sus aciertos y desaciertos la radio ha sido y será la mejor compañía del pueblo colombiano, del pueblo nariñense, del pueblo pastuso.

Al margen: Mucha fue la emoción que experimentamos, creo que todos los colombianos, quienes pudimos observar a través de la pantalla chica, la llegada a Colombia de las 50 mil vacunas, “la vacuna de la esperanza”, de ellas 1.560 le corresponden a Nariño, las cuales en Pasto se comenzarán a aplicar el próximo sábado 20 de febrero como está estipulado en el Plan Nacional de Vacunación

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *