Las gelatinas de pata de res

Rincón literario
Por Irma Zambrano
[email protected]

En Ancuya, a principios del siglo pasado, don Segundo Caicedo y la señora Salomé Bravo, fueron los pioneros en la de la elaboración de las gelatinas de pata de res.

En sus comienzos esta labor se desarrolló de una forma artesanal, el proceso consistió en colocar a cocción las patas de res hasta que la parte carnosa se desprenda del hueso. Al obtener este resultado se colaba en un cedazo para separar los residuos más grandes, ya sacado todos los residuos se obtenía un líquido viscoso el cual lo batían hasta obtener una sustancia blanca, a esta le agregaban un melado de azúcar con esencia de vainilla y unas gotas de limón, que le daban un sabor agradable al paladar.

Para la venta eran colocadas en pedazos de junco cuyo valor era de cinco centavos por unidad, también se distribuían en trozos que eran empacadas en bolsas de papel.

La señora Mercedes Andrade, era la encargada de comercializar la gelatina en el parque principal a los transeúntes y a las personas que hacían paso hacia los municipios vecinos en las diferentes empresas de transporte.

Han sido cinco generaciones de la misma familia que se han dedicado a la producción de la gelatina de pata de res.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *