Mototaxismo, ¿consecuencia, fenómeno o problema?

Desde Nod
Por Alejandro
García Gómez
El 15 de
septiembre de este año, Pasto se paralizó totalmente. Por razones de su cargo,
el alcalde titular no se encontraba allí. Motivo de la parálisis: una protesta
de los taxistas y buseteros por el mototaxismo, que ha crecido inmensamente en la
cada vez más populosa ciudad
, aumentada en los últimos años por los
desplazamientos desde Putumayo y la costa pacífica, como efecto a corto y largo
plazo del Plan Colombia.

A raíz del
precio los combustibles en el país, con una perversa fórmula impuestaria
inventada en el gobierno de Andrés Pastana, éstos subieron estrepitosamente y,
no sé si, trágicamente. Los “cerebros” del “invento” fueron “El Chiqui”
Valenzuela (minminas) y Juan Camilo Restrepo (minhacienda). Lo que en verdad
hizo esta pareja fue sólo convertir en realidad un mandato del FMI para
Colombia, algo así como ingeniarse una ley-vaselina para penetrar indolora la
orden. Actualmente pagamos la gasolina más cara que en EU y que en Europa. Y si
comparamos el costo galón/$salario mínimo-promedio de allá con el de acá, las
diferencias son abismales. El gran engaño fue que cada colombiano podría
escoger la “bomba” (el surtidor) que le conviniera para su menor costo, porque
así la competencia entre ellas rebajaría precios. Perdón, no fue engaño; hoy
los precios sí se diferencian… en micro mínimos centavos de centavo de dólar. A
finales de 2011, el gobierno de JM Santos puso en práctica otra fórmula, en
esencia la misma: impuestos indirectos, p.ej. el IVA, que siempre golpean más a
los de abajo (como la nueva Reforma tributaria en trámite).
Al subir los
combustibles, sube el transporte y todo se encarece. La carestía, sin una base
productiva que la sustente, merma las fuentes de trabajo. Pero además, los
vaivenes económicos mundiales desde los tiempos del “invento” Chiqui-Restrepo
han encarecido más la vida y mermado más el trabajo. Los “desplazados” del Plan
Colombia multiplicaron la población de Pasto
, con tendencia a mayor aumento.
Por su precio y bajo consumo de combustible, menores que un taxi o automóvil,
Colombia se inundó de motocicletas, ya no sólo como medio de transporte
individual sino colectivo; otra fuente de trabajo frente al desempleo. Tenemos
más motos que países latinoamericanos similares. Y como lo malo tiende a
empeorar, se han empezado a organizar muchos “empresarios” que no tienen las
necesidades de los verdaderamente necesitados.
Ese es el
panorama de Pasto, donde hoy pululan las “mototaxi”
. Una “motocarrera” dentro
del perímetro urbano vale $1.500 (dólar a $3.000). A barrio de extramuros,
$2.000. La de un taxi $4.000, a extramuros entre $4.300 y $4800. El día del
paro, la mototaxi pasó a $3.000 y a extramuros 4 y $5.000. Hay quienes han
empezado a vender sus carros y otros bienes, para comprar más motos y “ponerlas
a trabajar” con otras personas, generalmente desempleados, en condiciones de
explotación.
Esta
perspectiva de Pasto es similar a la de otras ciudades similares y poblaciones
con menor número de habitantes. Muchas personas prefieren arriesgar su salud,
su integridad y hasta su vida frente a este transporte que es más barato y
rápido
. Y que no se va a acabar, hasta un cambio económico favorable, que no se
ve. Y que causa grandes costos al sistema de salud (los motociclistas y sus
acompañantes aportan el mayor número de donantes de órganos).

¿Qué hacer? Lo propuse en el 2004, cuando el
fenómeno empezaba a pelechar. Legalizar y reglamentar este transporte para todo
el país, de manera que sea un transporte organizado y responsable
, más seguro,
cuyos riesgos para los pasajeros sean mínimos (p. ej. Los llamados
“motoratones”, los más indicados, o algo similar) y que rente algún impuesto al
Estado. 19.X.16

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

1 thought on “Mototaxismo, ¿consecuencia, fenómeno o problema?

  1. cordial saludo, soy artista plástica y estoy trabajando el tema del mototaxismo y sus efectos profundos en la sociedad colombiana. Si pudiera ponerme en contacto con usted para hacerle algunas preguntas se lo agradecería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.