Ni escolares ni universitarios saben redactar: ¿por qué?

Desde Nod
Por Alejandro García
Gómez
pakahuay@gmail.com
“Colombianos se
rajaron en escritura”, titular de Semana.com, 05.XII.15. “Los síntomas
preocupan: errores ortográficos imperdonables, signos de puntuación mal usados
o inexistentes, frases inconclusas y palabras repetidas, mal uso o ausencia de
los tiempos verbales, oraciones que no se conectan con coherencia
”, comienza el
artículo que se transforma en un memorial que enterró la fiesta navideña del
año anterior.

“La mala educación” se
convertirá en una bola de nieve que crecerá cada vez más con consecuencias
impredecibles, se dijo varias veces en esta columna. Lamentablemente, no nos
equivocamos: “Y lo más inquietante es que muy pocos colombianos se escapan”
(Semana, ibid). También se han “explicado” las causas y propuesto posibles
soluciones. A los responsables del descalabro no les agrada que se les recuerde
la historia, claro. Lo señalamos en el gobierno de E. Samper (94-98’) quien con
su Mineducación Niño Díez (97-98’) tuvieron la ingenua arrogancia creativa de
su “Promoción automática” para primaria
. Los escolares se promocionaron a
grados superiores sin saber ni leer ni escribir en los lenguajes materno y
matemático. Esta genialidad era el complemento de la “Apertura educativa”, de
César Gaviria (90-94’), en cuyo gobierno se afirmaba –con sesgo perverso- que a
mayor educación mayor movilidad social. La verdad era que el FMI obligó obviar
los costos de la repetición estudiantil. No contento, el FMI ordenó al gobierno
de Andrés Pastrana (98-92’) la promoción automática en secundaria. El
Mineducación Kiko Becerra impuso el estragador decreto 230/02. Los gobiernos
Uribe I y II sostuvieron a ambas con terquedad por medio de la mineducación
Cecilia Vélez, quien la vino a eliminar sólo en 2010. El actual descalabro es
de toda esa gran herencia.
Con las insensateces
con las que se había “tratado” a la educación colombiana en los gobiernos
anteriores a Gaviria –comentados aquí en otros artículos-, ésta ya venía
enferma. Había que curarla. Si se me permite el símil, para tratarle el cáncer
la vacunaron con un sida como “contra”. Ahora la Ocde ordena elevar el nivel
educativo
. A la par la mineducación Parody ha aprovechado para trepar su imagen
política: quiere ser alcaldesa bogotana para llegar a presidenciable.
Propuesta: la
capacitación docente, en el tema, es imperiosa. Hay un problema: los
profesionales jóvenes de todas las disciplinas son hijos de la P. Automática.
Los nuevos docentes también. Eso sin contar con que (¿todas?) las facultades de
educación son las cenicientas de las universidades
. Las de peor presupuesto y
profesorado, con las debidas excepciones, para confirmar la regla y las mínimas
exigencias académicas estudiantiles. La bola de nieve crece. Pero la
capacitación es imprescindible. ¿Cómo? He ahí.
¿Algo más? Mi
propuesta sonará a locura, como cuando –ante problemas suscitados en mi
institución de entonces- propuse en el Inem de Medellín, apenas llegado en
1979, que empezáramos la educación sexual desde primero de bachillerato (hoy
grado VI). Algunos de mis compañeros y los directivos se escandalizaron. Sobre
la educación colombiana, pienso que hay que retomar lo bueno de ella antes de
que la arrasara el gobierno de López Michelsen con la doble y triple jornada y
los cursos numerosos, para ampliar cobertura con la misma $plata$. Hay que
volver a los docentes obligatoriamente capacitados en lengua materna. Hay bajar
el número de estudiantes/aula y el número de horas/profesor/día
.  Hoy, con doscientos o trescientos o más
estudiantes/día/profesor; seiscientos o más por semana, es imposible. Además,
nadie puede aprender a punta de frías reglas. El trabajo es a punta de trabajo.
¿Qué mejores “talleres” que las diarias tareas si son revisadas, una por una
–también en manejo de la lengua materna-, por docentes capacitados y corregidas
por los estudiantes en sus hogares con la colaboración de sus padres o
equivalentes? Menos blablá, señora ministra. 18.II.16
Este es un espacio de
opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las
opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan
los espacios destinados a este fin por el blog Informativo del Guaico y no
reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.