Paros y más paros…Huelga a la mamá

Por Manuel
Erazo Cabrera
Ismael Botina
popular maestro Buchón, antes que enojarse por estos paros, más bien les saca
jugo, porque ya son parte del paisaje diario
. “Sálvese quien pueda”, es el
título de la película para el pueblo soberano y culi-roto.

Amanece el día,
maestro Buchón, rumbo a su trabajo a pegar ladrillo. Cuando llega el ingeniero,
les notificó  a todos sus trabajadores
que se suspende la obra hasta nueva orden, porque no llegó ladrillo, ni
cemento, ni hierro, ni nada. Ahí quedaron treinta familias cruzadas de brazos. ¡Aquí
no pasa nada!
Luego se fue a
comprar achiote para la sopa al mercado Potrerillo, unos puestos repletos de
productos podridos, otros en cambio vacíos, y los precios por las nubes. Un
atado de cebolla que antes costaba cinco mil, ahora le piden quince Lucas, ¡y aquí
no pasa nada!
  Menos mal que el hombre
anda en bicicleta “Monark”, porque era imposible transitar, ya que los señores
taxistas se les ocurrió cerrar las calles; la gente andaba como sonámbula
tratando de llegar a sus oficinas. ¡Aquí no pasa nada!
En medio de esa
desgracia, maestro Buchón se le prendió el bombillo y se puso a vender
mazamorra a los pobres ricos que hacen cola todos los días para cargar gasolina
a su carros
. Le fue bien, colas de tres y cuatro cuadras, desde las dos de la
mañana. ¡Aquí no pasa nada!
Tenía que
reclamar unas pastillas de ibuprofeno, en el puesto de salud del Barrio
Lorenzo, y no pudo, porque el sobrino del Tato, lo había mandado a cerrar por
ser de otro partido. ¡Aquí no pasa nada!
Los
congresistas pobrecitos, que están de vacaciones, tuvieron que interrumpir su
descanso para acompañar al Gobernador Camilo Corazón del mundo, y a Petro
Vicente, a una reunión en Bogotá con el Presidente Juan Manuel. Llegaron a la
reunión, y el Jefe de Estado, no se había acordado que en ese justo momento
estaba en la Guajira. Quedaron con los crespos hechos, los hicieron viajar en vano. ¡Pobrecitos!
Pero, la verdad
sea dicha, al otro día, el Presidente Juan Manuel, para enmendar el error, le
dio audiencia a Camilo en un Consejo de Ministros, donde el hombre habló duro y
cantó la tabla del abandono histórico
.
Entre tanto,
mientras los camioneros pobres, pasan hambre y angustia porque tienen que pagar
cuotas a los bancos, se descubre que hay mafias de camioneros, con cien o doscientas
mulas cada uno, y un cartel de la
chatarrización
. Es decir, compran tracto- mulas accidentadas en dos millones y
reclaman subsidios de trescientos millones, por parte del Ministerio de
transporte. ¡Aquí no pasa nada!
Y falta saber,
de dónde diablos, el Estado colombiano sacará la plata para indemnizar a los
guerrilleros  y a los ocho millones de
víctimas…. Yo no creo que haya tanta plata para tanta gente.
Como dijo Iván
Caviedes Bucheli, Gerente de Colacteos…”un paro en Nariño, es como hacerle huelga
a la mamá”
.

Domingo 17 de Julio 2016.

Este es un espacio de opinión destinado a
columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas
pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a
este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición
de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.