Primeros médicos y enfermeras de Ancuya

A comienzos del siglo XX, en Ancuya, sólo se utilizaba la medicina ancestral por medio de plantas y curaciones caseras.

A finales de la década de los años treinta, nuestro municipio se vio afectado por terrible epidemia de la Bartonelosis, por falta de un centro asistencial se adaptaron salones de la escuela urbana de niñas para atender a las personas contagiadas, desde el Ministerio de Higiene se envió una comisión humanitaria para tratar a los enfermos.

Con la llegada de la comisión médico humanitaria, señoritas voluntarias actuaron como enfermeras, allí aprendieron a tomar signos vitales, a aplicar inyecciones, hacer curaciones y prestar los primeros auxilios.

Esta situación despertó el interés de algunas personas y enviaron a sus hijos a estudiar medicina; entre los que se pueden mencionar se encuentran los doctores Marcial Melo Portilla y Lucio Zambrano Otero.

Al finalizar la década del cuarenta, por parte del Instituto Departamental de Salud de Nariño, se envió hasta nuestro municipio, hacer el año rural al médico Servio Tulio Caicedo, al llegar, se llevó la sorpresa que no había enfermeras; entonces pidió autorización al director del instituto para capacitar algunas señoritas que tenían vocación de enfermeras, quienes anteriormente habían prestado el servicio de voluntarias en tiempo de la epidemia; entre las que podemos mencionar a Cecilia Bravo Caicedo, Hilda Portilla Acosta y Zoila Rosa Narváez, igualmente se presentaron los jóvenes Gustavo Caicedo, Enrique Mera entre otros.

El curso fue muy provechoso, porque en poco tiempo se pudieron desempeñar como expertas enfermeras e inspectores de saneamiento.

Hilda Portilla y Zoila Rosa Narváez prestaron sus servicios en la “sanidad,” término utilizado para nombrar los centros de salud, estas señoritas prestaron los servicios en Ancuya y en diferentes municipios del departamento de Nariño.

Siguiendo el ejemplo de estas personas fueron a estudiar enfermería al Instituto Departamental de Salud de Nariño, las señoritas Lidia Portilla Acosta y Ofelia Caicedo Guerrero, quienes prestaron los servicios de salud en Ancuya y en el Hospital Clarita Santos de Sandoná y la Caja de Previsión Social de Nariño, respectivamente.

Nelly Caicedo Luna, realizó sus estudios de enfermería en el Hospital Civil de Pasto, una vez terminado sus estudios prestó sus servicios como enfermera en la ciudad de Sibundoy Putumayo; posteriormente regresó a su tierra natal donde atendía a varios pacientes realizando curaciones y expendiendo medicamentos en su droguería Brasilia; igualmente se dedicó a la atención de partos.

Con la llegada de las enfermeras a nuestro pueblo se terminó el oficio de las parteras; siendo las señoras Ofelia Caicedo y Zoila Narváez, las encargadas de atender los partos, quienes eran muy solicitadas por su gran capacidad para desempeñar esta labor.

Al finalizar la década del año sesenta la señorita Cecilia Tamar Zambrano, se capacita como enfermera en el Instituto Departamental del Valle del Cauca, y a su regreso a nuestro pueblo coloca la droguería “Santa Cecilia” donde atendía a su clientela realizando diferentes servicios de salud, se caracterizó por ser muy acertada en la sintomatología que el paciente presentaba si la situación del paciente no estaba a su alcance lo enviaba donde el médico.

Durante el tiempo que funcionó la “Sanidad,” los médicos más recordados fueron: Servio Tulio Caicedo, Antonio Erlinto Erazo, Ciro Erazo, Luis Rosero Caicedo y Alejandro Chamorro; las enfermeras que prestaron el servicio en esa época fueron: Hilda Portilla, Lidia Portilla, Mariela López y Aura Filia Erazo.

Cabe resaltar que el Dr. Erlinto Erazo, colocó su consultorio particular en su casa de habitación, posteriormente viajó hacia los Estados Unidos, a realizar la especialización en Endocrinología.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.