Testamento año viejo. Fiesta precarnaval

Por Augusto Cabrera Rodríguez
[email protected]

Estimado lector, el título de este artículo, tal vez atraiga su atención, por el deseo de encontrar la ejecución de lo que tradicionalmente se realiza al finalizar el año calendario.

En Pasto, y en todas las ciudades y veredas del departamento de Nariño se acostumbra tradicionalmente hacer el registro material de la voluntad del “año viejo”. Pero antes de seguir en la presentación de este tema, he revisado artículo por artículo la resolución 2055 de 2010, emanada de Mincultura, por medio de la cual se declara los carnavales de Pasto como “patrimonio cultural inmaterial del ámbito nacional” en ninguna parte aparecen los desfiles de los “muñecos alusivos a los años viejos” como parte de los carnavales de “Negros y Blancos”, según la dirección, estos actos son reconocidos como fiestas “del precarnaval”.

Esta tradición pre carnavalesca tiene su origen en la cultura popular de nuestro pueblo. El desfile de fin de año es de turbulencia alegórica en la cual todos nos sentimos sumergidos en estos símbolos de locura colectiva.

En el testamento del “taita popó” se rememoran las cosas, actos políticos, religiosos, culturales y sociales que transcurrieron durante el año, para los que conocen a los personajes que intervienen en estos escritos es causa de humor, sobresalto y admiración, para los que escuchan por primera vez tratan de entender el fondo y la forma de lo dicho, con un diseño literario a veces fácil de entender y darse cuenta hacia quienes va dirigido el mensaje humorístico, sarcástico, eufemístico, metafórico y perifrástico.

En la tradición socio –cultural, el desfile con los “muñecos” rellenos de aserrín, ropa vieja, u otros elementos que hacen parecer en verdad al “año viejo”.

En nuestro caso, se presentan escritos o testamentos por cada muñeco del “año viejo”, donde disponen de los bienes y acciones, como se dijo anteriormente, en forma humorística y con lenguaje irónico, metafórico y sarcástico se recogen los acontecimientos del año y los adjudican a personajes, autoridades, gobierno, entidades etc., de lo que hicieron o dejaron de hacer.

Quien atestigua estos repartos debería ser el notario público, en los testamentos únicamente aparecen como testigos el pueblo que admira la habilidad de los artistas. La duración y validez del testamento va desde el tiempo que transcurre el desfile, hasta las doce de la noche del 31 de diciembre que se “quema” al año viejo.

La gran mayoría de gente y los turistas acuden a colocarse en cualquier calle, avenida, esquina y los parques para observar el desfile de los “años viejos” cada quien debe llevar dinero en efectivo en monedas, para entregarlo a los pregoneros y deudos del “muñeco del año viejo”.

Hacer una reseña o transcribir cada uno de los contenidos de los testamentos, tanto en prosa como en verso, sería motivo y tema para publicar un libro sobre los hechos del precarnaval y obtener un record mundial. Es de anotar que los redactores de estos testamentos son personas famosas de la ciudad, que con su humor, buena memoria y estilo “mamagallista” hacen el deleite de las fiestas decembrinas.

Estimados hijos míos hoy, diciembre 31 año 2020 me queda muchas cosas que contar de lo acontecido en años anteriores, dejo a ustedes la inquietud de averiguar todo lo sucedido en los testamentos guardados con esmero por mi albacea Cabrera.

Conclusión

Nos viene el fin de año, 2020, será que algún juez, abogado, fiscal o tinterillo quiere elevar “derecho de petición”, o “acción de tutela” por los incumplimientos de la voluntad de cada uno de los testamentos, convertidos como escritura pública por sus herederos?, pueda que sean antiguos o nuevos testamentos, todos tenemos libertad de denunciarlos para que se haga la voluntad de nuestro “taita popó”.

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por la página Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.

Author: Miguel Cordoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *